Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DENUNCIA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

¿Por qué se ahorcó Julianne en un calabozo?

El informe presentado la semana pasada por Amnistía Internacional, que recoge 321 denuncias por agresiones o malos tratos de carácter racista en España, ha provocado una fuerte polémica. A continuación se ofrecen tres de los casos citados: los de Mamadou Kane, senegalés detenido ilegalmente por policías locales de Vigo; Julianne Danielle, joven nigeriana en estado de gestación que se suicidó en un calabozo de Ceuta; y Miriam Rosa Verástegui, peruana que ha denunciado a un policía por intento de violación. El ministro del Interior, Mariano Rajoy, ha reprochado a Amnistía Internacional las 'inexactitudes de importancia' que contiene su informe y ha negado que se toleren actitudes racistas en las fuerzas de seguridad.

Julianne Danielle tendría hoy 28 años y un hijo de cuatro. Su historia conmocionó hace cuatro años a la opinión pública cuando fue hallada ahorcada con el pantalón del pijama del Insalud anudado al cuello en un calabozo de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta. Según la investigación judicial, la joven inmigrante se suicidó. No se encontró responsabilidad judicial en la actuación del instituto armado.

Julianne viajó miles de kilómetros desde Nigeria para llegar a Europa, aunque se encontró de frente con el muro fronterizo de Ceuta. Una patrulla de la Guardia Civil la encontró en medio de una noche de fuerte tormenta en un paraje montañoso conocido como García Aldave, a un kilómetro del perímetro que separa la ciudad española de Marruecos. Estaba sola, agotada, empapada por la lluvia y, según las informaciones de la época recogidas en el informe de Amnistía Internacional, con heridas sangrantes en los pies por lo abrupto del terreno y por los alambres de la doble valla perimetral.

Los agentes que la encontraron la llevaron al servicio de urgencias del Hospital Civil a la 1.30 de la madrugada. Una hora más tarde, la misma patrulla la condujo hasta el calabozo de la Comandancia. Nada hacía sospechar que Julianne decidiera poner fin a su vida.

Y se abrió una investigación. Había que explicar por qué se decidió recluirla en una celda y no dejarla en una habitación del hospital civil hasta que fuera trasladada al campamento de inmigrantes de Calamocarro, donde entonces se refugiaban 800 inmigrantes subsaharianos. La Delegación del Gobierno dijo que se debió ante todo a razones humanitarias y de tipo práctico. El caso fue archivado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002