Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acebes interpreta que el líder socialista acepta la propuesta del presidente

El ministro de Justicia, Ángel Acebes, interpreta que el líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, acepta la propuesta que le lanzó el sábado el presidente, José María Aznar, para que firmen 'al mismo nivel' la solicitud ante el Tribunal Supremo para ilegalizar Batasuna, justo después de que el proyecto aprobado el viernes en el Consejo de Ministros se convierta definitivamente en la nueva Ley de Partidos.

Pese a que el secretario general del PSOE insistió ayer en reclamar diálogo y consenso para garantizar la plena constitucionalidad de esa normativa y que sea respaldada por 'una inmensa mayoría', Acebes considera que 'tiene toda la lógica y es positivo que Zapatero haya aceptado la propuesta del presidente'.

'Lo importante', según el ministro de Justicia, 'es que el Gobierno y los grupos parlamentarios que forman mayoría de la Cámara, en definitiva los que representan a la mayoría de los ciudadanos, soliciten la ilegalización de un partido que forma parte del entramado terrorista'.

Precisamente uno de los puntos de discrepancia de los socialistas respecto al proyecto del Gobierno se refiere a quién le corresponde instar la ilegalización de un partido. El PSOE prefiere que dicha competencia corresponda al fiscal General del Estado, como defensor de la legalidad, y no a los parlamentarios o al propio Ejecutivo.

Acebes también se refirió a otras formaciones políticas, de las que dijo que se encuentran 'más a gusto firmando al lado de Batasuna, como es el PNV e IU'.

El rechazo de los socios del Gobierno vasco, los dos citados más Eusko Alkartasuna, al proyecto de Ley de Partidos supone, en su opinión, 'repetir lo que ya hicieron en Estella, que es ponerse al lado de Batasuna y no al lado de los que defienden la democracia y el Estado de Derecho'.

'El PNV, EA e IU firmaron en Estella al lado de Batasuna y ahora continúan con esa estrategia, y además parecen justificarlo desde un discurso falso, buscando justificaciones sin ningún tipo de sentido, para encubrir lo importante, que es que cada uno se coloca donde se siente más cómodo y más a gusto', añadió Acebes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002