Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Apuntes

El valenciano pierde fuelle

El escaso uso de esta lengua en la universidad contrasta con el alto conocimiento del alumno

Los alumnos de las universidades entienden, hablan y escriben en valenciano. Sin embargo, son muy pocos los que estudian en esta lengua. Esta situación paradójica demuestra cómo la enseñanza superior no ha sabido mantener una oferta para aquellos alumnos que han cursado la ensEñanza primaria y secundaria en valenciano.

Según un informe interno de las universidades, al que ha tenido acceso EL PAÍ, el 90,17% de los universitarios matriculados entienden el valenciano, un 74,47% lo escriben, un 74,70% sabe hablarlo, y un 85% asegura que saben leer en valenciano. Una situación que, según el informe de Maties Segura, del Àrea de Promoció Lingüística del Servei de Llengües i Terminologia de la Universitat Jaume I de Castellón, cambia en función de la comarca: 'El País Valenciano no es un territorio uniforme, ya que depende del predominio lingüístico de cada zona'. No obstante, la oferta de docencia en valenciano de las universidades es más bien escasa, y en el caso de la Universidad de Alicante sólo alcanza el 2% del total de asignaturas.

El porcentaje de alumnos que en momento de matricularse demanda clases en valenciano varía del 30-14% que presentan las universidades de Castellón y Valencia, al 9% de los matriculados en la Universidad de Alicante.

Josep Forcadell, director de l'Oficina de Promoció de Valencia en el campus de Sant Vicent del Raspeig, detecta que en los últimos cursos académicos, aunque el nivel de conocimiento lingüístico ha aumentado debido a la generalización de la enseñanza de lengua y literatura valenciana en institutos y en las escuelas, tanto 'la oferta como la demanda universitaria de asignaturas en esta lengua se ha estancado un poco'.

En esta situación han influido múltiples factores. El primero de ellos es que la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià 'no obliga a las universidades a exigir la capacitación lingüística', reconoce Forcadell, quien también explica cómo hay pocos docentes dispuestos a impartir docencia en valenciano, ya que carecen de material didáctico adecuado, y cómo el descenso de alumnos en los aulas dificulta ofrecer más grupos de línea en valenciano.

No obstante, ante este panorama, algunas universidades, como es el caso de la Politécnica de Valencia y en Alicante, han adoptado algunas medidas, así, por ejemplo, en el sistema de financiación por objetivos a los departamentos y facultades que primarán en sus presupuestos la docencia en valenciano que ofrezcan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002