Reportaje:

Mil 'pelas' de cinco millones

EL PAÍS entrega esta semana el facsímil de un billete con la efigie de Goya, subastado en esa cantidad el pasado mes de diciembreEL PAÍS entrega esta semana el facsímil de un billete con la efigie de Goya, subastado en esa cantidad el pasado mes de diciembre

La entrega estrella de esta semana se producirá el martes con el billete de mil pelas, que lleva fecha de 1 de octubre de 1886, y luce la imagen del pintor don Francisco de Goya. El pasado mes de diciembre uno de estos ejemplares fue subastado en cinco millones de pesetas, que se dice pronto.

En ese año de 1886 tuvieron lugar hechos que entonces pasaron totalmente inadvertidos, pero que iban a tener una enorme repercusión mundial. Por ejemplo las acciones sindicales en Estados Unidos en pro de las ocho horas. La jornada laboral entonces era de diez horas, seis días a la semana y se pedía otra de siete horas. Una huelga sangrienta el día 1 de mayo daría origen en todo el mundo, menos precisamente en EE UU, a la fiesta laboral y sindical por excelencia. En las praderas de lo que se denomina el Medio Oeste, el jefe apache Jerónimo lanzó el último ataque antes de ser derrotado completamente por el Ejército federal.

Sin abandonar Estados Unidos, ese mismo año se inventa en Atlanta una extraña fórmula para una bebida refrescante que, pasado el tiempo, se convertiría en un símbolo del americanismo: la coca cola. Su inventor mister Pemberton murió pobre.

Y en España se publica la novela Fortunata y Jacinta en cuyas páginas se recoge la existencia del escudo como unidad monetaria. Uno de los personajes jugaba a la lotería medio escudo, equivalente a medio duro. Es decir un escudo igual a un duro, que son cinco pesetas.

El billete del viernes es de 400 escudos emitidos en el año 1871, periodo en el que se desarrolla la célebre novela del escritor canario Benito Pérez Galdós.

Otro billete de 1.000, datado en 1880, no tiene ahora el mismo valor que el de Goya, pero sí otras curiosidades como la de la franja incrustada, por razones de seguridad, en el billete en lugar de la matriz. Es el año en que el matemático estadounidense Hermann Hollerith inventó un extraño artefacto que, mediante tarjetas perforadas, iba a ser una computadora incipiente. Hollerith fundó la empresa Tabulating Machine Corporation, que con el tiempo se convertiría en la IBM. Por tanto, puede considerársele como el creador de la informática.

Las 500 pesetas de 1903 (se entrega el jueves) tuvieron una vida efímera, a pesar de la belleza del grabado en el más puro estilo del art nouveau. Se retiraron pronto porque eran muy fáciles de falsificar.

Y de los tiempos de Pérez Galdós y la coca cola a los más inciertos de la guerra civil. En agosto de 1936, cuando ya está claro que el conflicto armado no era cosa de un golpe de Estado o un conflicto de unas pocas semanas, el Gobierno republicano de Madrid pone en circulación billetes de cinco duros para hacer frente a la escasez de los mismos desde el levantamiento militar. La iconografía se dedica a Valencia, que unos meses después se convertiría en la capital republicana de facto. La torre del Miquelete y el pintor Sorolla ilustran el billete.

Viernes

400 escudos de 1871. Tenía un papel fino y resistente. Fabricado en el Banco de España, llevaba incorporado un hilo en la parte izquierda para evitar las duplicaciones. Retrato del almirante Cristóbal Colón con las carabelas. El reverso es blanco.

Jueves.

500 pesetas de 1903. Se hicieron 2,5 millones, pero se retiró pronto porque no tenía contrastes y era fácil de falsificar. Por el anverso, Mercurio, y por el reverso, alegoría de la agricultura y la industria, en el más puro art nouveau de la época. Miércoles. 1.000 pesetas de 1880. Con el retrato del pintor Murillo, por un lado, y Las hilanderas de Velázquez, por el otro, se puso en circulación ocho años más tarde de su fecha. Lleva una franja de tarlatana incrustada dentro de la imagen del billete.

Lunes

25 pesetas de 1936 de la zona republicana. Fabricado en Londres por Thomas de la Rue, tiene la efigie del pintor valenciano Sorolla y de la torre del Miquelete de la ciudad del Turia. En el reverso se reproduce uno de los cuadros del artista, Regreso de la pesca. Martes. 1.000 pesetas de 1886. Fabricado en los talleres del Banco de España. Por primera vez colabora el pintor-grabador Bartolomé Maura. En el anverso aparece una representación de la lírica y el busto de Goya. En el reverso, alegorías de la agricultura, el trabajo, la industria y el transporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50