El TSJ permite en Valencia el día 4 la marcha ultra que fue prohibida

El denominado Sindicato España 2000, de ideología ultraderechista, ha ganado el recurso interpuesto contra la decisión de la Delegación de Gobierno que, al recibir la comunicación para una manifestación en Valencia a las 20.00 el 4 de mayo, se pronunció en contra aduciendo que provocaría problemas de tráfico y desórdenes públicos dados los antecedentes de la manifestación celebrada el 2 de marzo pasado en el barrio de Russafa. Los organizadores comunicaron anteriormente un manifestación para el sábado 27 de abril que fue desautorizada porque coincidía con la de Acció Cultural. España 2000 presentó como alternativa la propuesta del 4 de mayo; el permiso también fue negado.

La sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ explica que 'el contenido de las ideas o las reivindicaciones que pretenden expresarse y defenderse mediante el ejercicio del derecho de manifestación no puede ser sometido a controles de oportunidad política ni a juicios en los que se emplee como canon el sistema de valores que cimentan y dan cohesión al orden social'. Los magistrados repasan el concepto de orden público y consideran que la Delegación debe arbitrar los mecanismos para garantizar la seguridad. Y agregan: 'No cualquier corte de tráfico puede limitar el derecho constitucional a manifestarse'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de abril de 2002.