Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas húngaros buscan una alianza con los liberales tras su victoria

El Partido Socialista de Hungría se aproxima a los liberales de la Alianza de Demócratas Libres ante la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias del próximo día 21. El partido gobernante Cívico Húngaro, perdedor por escaso margen este domingo, busca apoyo en el interior del país.

Péter Medgyessy, candidato socialista a jefe de Gobierno, anunció ayer el inicio de las conversaciones para una alianza electoral para la segunda vuelta con los liberales. Medgyessy ofreció también una coalición al Partido del Centro, que no logró el 5% de los votos, al señalar: 'Nosotros podremos representar sus intereses'.

El primer ministro y candidato a la reelección, Viktor Orban, señaló en su última alocución a la prensa la medianoche del domingo, tras vaciarse el salón donde su formación había previsto festejar su victoria: 'Debemos trabajar duro para ganarnos incluso a la gente que en la primera vuelta votó a los socialistas'. El presidente de Cívico Húngaro, Zoltán Pokorni, declaró ayer: 'Todavía podremos originar el cambio y ser nosotros los ganadores después de la segunda vuelta si conseguimos la confianza de la gente de los pueblos del interior, e iremos en su busca'.

Dirigentes liberales subrayaron que su entrada en el Parlamento crea un poder legislativo conforme a los principios europeos, porque estarán presentes las tres principales corrientes políticas: liberales, conservadores y socialistas. Tanto los líderes socialistas, como los liberales y los del partido gobernante coinciden en que 'el pueblo húngaro ha rechazado los extremos y esto es un signo muy positivo'.

Analistas políticos señalan que a los conservadores, que alcanzaron el 41,11%, el resultado les ha sorprendido negativamente y les 'ha enervado un poco' el inesperado, aunque ajustado, triunfo del Partido Socialista, que alcanzó el 42,03% de los sufragios. Directores de institutos demoscópicos coinciden en aseverar que la victoria final de estas cuartas elecciones democráticas en Hungría dará el poder a la alianza socialista-liberal, que ya gobernó en Hungría entre 1994 y 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 2002