Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de Alicante abre diligencias por un escape de gas

La Fiscalía de Alicante ha abierto diligencias para depurar supuestas responsabilidades en la rotura de una conducción de gas que, el pasado 22 de marzo, obligó a desalojar ante la peligrosidad de la fuga a medio centenar de vecinos en el barrio de Rabasa, el cuartel militar y a los trabajadores de una fábrica.

Los vecinos de la zona, unos 3.000 residentes, estudian movilizarse el próximo fin de semana para reclamar la variación del trazado de las conducciones que suministran gas natural a la ciudad o la implantación de mayores medidas de seguridad por el 'riesgo' que representa, según declaró ayer el presidente de la asociación de vecinos, Francisco Berenguer.

Según el representante vecinal, los residentes viven atemorizados porque esta red, que colinda con el barrio, 'es una bomba' que precisa de una serie de medidas de seguridad. Berenguer manifestó que los vecinos están 'indignados' ante el incidente de finales de marzo, porque el Ayuntamiento de Alicante les aseguró que 'el sistema era seguro'.

El portavoz de la asociación vecinal, Ventura Pérez, se entrevistó ayer con el fiscal jefe de Alicante, José Antonio Romero, para aportarle documentación relativa a las medidas de seguridad que el Consistorio y la empresa adjudicataria de la obra, Enagás, se comprometieron adoptar y que, según los vecinos, 'no han cumplido'.

Una pala excavadora que realizaba obras para la renovación de la conducción de agua potable en Rabasa seccionó una de las principales conducciones de gas, en la calle Fondo Piqueres. La fuga se prolongó durante más de 50 minutos y originó situaciones de angustia entre los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 2002