Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stöhr indaga en la reunificación alemana en su primer largometraje

'Berlin is in Germany' fue premio del público en el festival berlinés

Un hombre sale de prisión tras 11 años entre rejas. Entró siendo ciudadano de la República Democrática Alemana, vivió la caída del muro de Berlín por televisión y ahora sale como ciudadano alemán. En torno a este absurdo tragicómico, Hannes Stöhr indaga en la reunificación alemana con su primer filme, Berlin is in Germany, que obtuvo el premio del público en el último Festival de Berlín y se estrena en España el 19 de abril.

En un casi perfecto y coloquial español aprendido en Galicia, donde ha seguido durante años un curso de Derecho europeo, el alemán Hannes Stöhr presentó ayer en Madrid su primer largometraje, Berlin is in Germany, un relato en clave de comedia sobre 'las situaciones absurdas que provoca el cambio de un sistema político de un día para otro'. Protagonizado por Jörg Schüttauf, Stöhr explicó que la idea del filme surgió tras hablar con una funcionaria de una cárcel alemana que le contó el caso real de un ciudadano de la antigua República Democrática Alemana (RDA) que entró en prisión antes de la caída del muro de Berlín -noviembre de 1989- y que cuando fue puesto en libertad sólo conocía la parte occidental de la capital alemana por televisión. Partiendo de este hecho real, Berlin is in Germany es una suma de historias y experiencias reales que conoció su realizador en sus visitas a las cárceles, con unas buenas dosis de ficción. 'He buscado el equilibrio entre el drama de la realidad y la esperanza de un cuento', aseguró Stöhr. 'He querido contar la historia de un hombre que se pierde el cambio y a su regreso se convierte en el espejo de esos cambios', añadió.

Berlin is in Germany no entra a valorar los cambios provocados en la sociedad alemana tras la caída del muro de Berlín, pero no por eso Hannes Stöhr deja de hablar claro sobre los 'ganadores y muchos perdedores' que ha provocado esta situación. 'Hay que matizar todos los clichés con respecto al Oeste y el Este de Berlín. La gente de mi generación tiene que olvidar el pasado y mirar hacia el futuro, sin preguntar si uno viene del Este o del Oeste. No podemos estar hablando todo el día de los problemas que ha provocado la reunificación. Es verdad que hay diferencias entre el Este y el Oeste, pero la mayor ruptura que se produce en Alemania es entre el Norte y el Sur, un Norte protestante y un Sur católico'. También el racismo y la xenofobia aparecen en la película, aunque de manera un tanto superficial, algo que no ha dejado contento a su director. 'Me gustaría poder decir que en mi país no hay xenófobos ni neonazis, pero los hay y no sólo en Alemania. Hay que tomarles en serio, pero sin tener tolerancia con ellos'.

Berlin is in Germany, rodada con un presupuesto de 700.000 euros y que solo contó con distribución tras conseguir el premio del público en la sección Panorama del último Festival de Cine de Berlín, se ha convertido en todo un éxito de taquilla en su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de abril de 2002