Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Amargo coreografía 'Poeta en Nueva York' en un espectáculo que mezcla el baile, el cine y la palabra

El bailaor Rafael Amargo, de 26 años, ha tirado la casa por la ventana en su tercer espectáculo como director, Poeta en Nueva York. Más de cien personas para una producción, inspirada en el libro de su paisano Federico García Lorca, que le llevará de gira al menos a Nueva York y Suramérica. Hoy se estrena en el teatro Lope de Vega de Madrid, donde prevé estar cuatro semanas.

Hace dos meses, la poderosa productora Cie España, factoría de éxitos como La bella y la bestia y My Fair Lady, se asoció a la compañía de Amargo dándole un gran respaldo económico. Esta unión le garantiza la presencia del espectáculo, que se apoya en un grupo de siete músicos y cuatro cantaores, en diversos teatros latinoamericanos, pero la fiebre por el flamenco es tan grande en el extranjero que empresarios de varios países asistirán al estreno.

'Toda la obra de García Lorca estaba muy trillada y por eso decidí embarcarme en Poeta en Nueva York, una de las más difíciles de su producción que, además, ofrecía el reto de no tener detrás una dramaturgia', explicó el artista, que pasó seis meses en Nueva York en 1995. La coreografía es obra suya y de Manuel Segovia, último premio Nacional de Creación en Danza.

El flamenco, que constituye la base de todo el espectáculo, está salpicado de otros registros sonoros como el jazz, el folk o la música latina. 'He incluido el folk porque, como coreógrafo, uno se termina repitiendo y está bien incorporar otras músicas', subrayó.

'Tenía ganas de ponerme las zapatillas de ballet, que no las usaba desde el conservatorio. Y, además, creo que estéticamente el folk tiene mucha coherencia con la retirada del poeta al campo', matizó Amargo, quien para atender un par de horas a los periodistas no dudó en cambiarse de camiseta cuatro veces.

La música y el recitado van acompañados de una serie de imágenes proyectadas que proporcionan un hilo conductor a las coreografías. Este montaje visual es obra del director de cine Juan Estelrich (La vida láctea). Sus amigos los actores Marisa Paredes, Joan Crosas y Cayetana Guillén Cuervo, entre otros, leen en off los poemas.

Para el Festival de Teatro Clásico de Mérida, el bailarín tiene el encargo de montar el espectáculo inaugural, Troya Siglo XXI, en el que bailará junto a Julio Bocca y María Giménez bajo la dirección escénica de Gerardo Vera, responsable también del vestuario y la escenografía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de abril de 2002