Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Midas de los coches

La cadena prevé duplicar sus centros y ventas en tres años

Duplicar el actual número de talleres, que es de 109, y la facturación, que durante el pasado año alcanzó los 30,4 millones de euros, son los dos objetivos básicos de la cadena de reparación rápida de autos Midas durante los próximos tres años. Los planes incluyen la formación de sus trabajadores. 'Reparar un automóvil hoy requiere conocimientos que hace años no eran tan necesarios; la tecnología avanza y, al igual que ocurre con la medicina, avanzas con ella o te quedas estancado', explica Luis Cangas, director general de Midas. 'Nuestra idea es ir ampliando el negocio siempre con trabajadores excelentes, es decir, lo mejor preparados que se pueda', continúa.

Parece claro que mantener el automóvil en buen estado puede librar a quien lo conduce del pago de una factura pero, lo que es más importante, también de un grave accidente. En este punto, la voluntad de los propietarios de los coches es básica. Midas así lo cree y, atenta a la demanda del mercado, tiene en marcha un programa de diagnóstico gratuito de amortiguadores. 'Es evidente que lo hacemos por mejorar nuestra imagen y animar a los conductores a que conozcan nuestros talleres, pero también para aumentar la seguridad de los autos', explica Cangas.

Las previsiones del programa en marcha apuntan a la realización de 50.000 diagnósticos gratuitos en las próximas semanas, además de ofrecer la posibilidad de cambiar cuatro piezas por el valor de tres. A caballo entre el concesionario y el taller de calidad, el director de Midas considera que 'el sector acaso tenga pendiente una mayor atención al cliente'.

La idea de acudir a un taller de reparación es algo que a casi ningún cliente le seduce. Supone desembolso de dinero, además de la espera y el fastidio de quedarse sin el vehículo durante algunos días. Midas basa su filosofía empresarial en la reparación rápida. 'Actualmente ofrecemos la reparación del tubo de escape en treinta minutos', señala Cangas. 'Queremos solucionar in situ y sin cita previa cualquier problema que tenga cualquier coche, para lo cual disponemos de un gran stock de piezas y de conocimientos suficientes', añade. La cadena, que es de origen estadounidense, es propiedad de Fiat en sus filiales europeas y latinoamericanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de marzo de 2002