Crónica:Crónica
i

España, con sus 'africanos del norte', bronce mundial en cross

España volvió a demostrar en la primera jornada de los Mundiales de cross, en Dublín, que sus atletas son los africanos del norte y los primeros del resto del planeta tras el dominio absoluto de Kenia y Etiopía. El equipo español, ya campeón de Europa hace unas semanas, fue medalla de bronce en la quinta edición de la carrera corta, sobre 4,228 kilómetros. España, dos veces tercera en la tradicional carrera larga (que se corre hoy), subió ayer por primera vez al podio en la de menor distancia. El sevillano Antonio Jiménez Penti, fue séptimo, primer europeo y segundo blanco tras el australiano Craig Mottram, que acabó quinto. Kenenisa Bekele, de 19 años, la nueva estrella etíope, fue el claro ganador en una última vuelta aplastante ante el keniano Luke Kipkosgei y su compatriota ya consagrado Hailu Mekonnen. Otros kenianos, Sammy Kipketer y Julius Nyamu, fueron 4º y 6º.

El terreno de Dublín, alrededor de un hipódromo, no fue tan duro como se temía. Incluso las zonas que podían estar en mal estado, fueron cubiertas por una lona especial. La hierba era alta, pero en un día soleado y con viento, no especialmente frío, el barro no apareció. En ese campo a través seco, Alberto García, el campeón de Europa de pista cubierta en 3.000 metros no tuvo tantos problemas para seguir al principio a la habitual marea negra. Pero lo pagó al final hasta acabar 17º, incluso por detrás de Isaac Viciosa, 14º, que fue de menos a más. Como Penti, que terminó arrollador. 'Ni por asomo esperaba conseguir este puesto y esta medalla', dijo a Efe. 'Como mucho soñaba con estar entre los 20 primeros'. Pero cinco de los seis españoles estuvieron entre los 27 para puntuar. Su calidad en las carreras de medio fondo y fondo, en pista o fuera de ella, les permite ya tratar casi de tú a tú a los imparables africanos. España no sólo superó a las otras potencias europeas, sino también a Marruecos, cuyo mejor hombre, Jalid el Amri, sólo pudo ser noveno.

La nueva joya

En la lucha africana, donde al menos Etiopía se tomó sobre Kenia la revancha individual con Bekele, hubiese sido interesante su lucha con el campeón saliente, el keniano Enock Koech, aún convaleciente de una malaria. Pero el pequeño Bekele, de sólo 55 kilos, tercero de una familia de seis hermanos, con padres campesinos, confirmó su temporada triunfal en varios cross importantes. Es ya la nueva joya de Arsi, en las tierras de Oromo, al sur de Etiopía. de donde han salido atletas insignes como Haile Gebreselasie o Derartu Tulu.

En el cross largo femenino, la británica Paula Radcliffe, la corredora con el particular estilo de mover siempre la cabeza como si estuviera agotada, revalidó su título claramente ante dos sorprendentes estadounidenses, Deena Drossin y Colleen de Reuck. España repitió su séptimo puesto por equipos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de marzo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50