Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN BUSCA DE... | EL VIAJERO HABITUAL

El billete electrónico, una forma de ahorrar tiempo

El billete electrónico, con más de un año operando en la mayoría de los aeropuertos españoles, le ha quitado más un dolor de cabeza al pasajero gracias al ahorro de tiempo que proporciona su compra y a la imposibilidad de perderlo u olvidarlo en casa. Se trata de un billete virtual que se consigue a través de Internet o por teléfono, sea en una agencia de viajes o directamente en las oficinas de la aerolínea. El pasajero recibe un código de números y letras con el que llega al mostrador o a una máquina de facturación del aeropuerto, donde recibe entonces su tarjeta de embarque. Una manera sencilla, y sin coste extra, de ahorrarse tiempo y quitarse preocupaciones.

Iberia y Air Europa ya lo ofrecen. El año pasado, Iberia vendió unos 400.000 cibertickets, y lo pone a disposición de los pasajeros en cualquier vuelo dentro del país y en los destinos a Alemania, Bélgica y Portugal. Esta aerolínea tiene previsto implantar en el futuro el sistema de facturación en máquinas, ya que ahora el pasajero aún debe pasar por el mostrador.

British Airways, Air France y Lufthansa, entre otras compañías, ofrecen billetes electrónicos y cuentan además con máquinas de facturación para el pasajero que viaje con equipaje de mano en Barcelona y Madrid.

British Airways, la primera en operar con billetes electrónicos en vuelos internacionales en España, en 1998, cubre con este sistema 119 destinos alrededor del mundo. Air France también lo facilita en muchos destinos, y en España en los trayectos de Madrid y Barcelona a Burdeos y París. Lufthansa, aparte de otros destinos, lo ofrece en las rutas de Madrid y Barcelona con siete de las principales ciudades alemanas.

- Iberia (902 40 05 00; www.iberia.com). Air Europa (902 40 15 01; www.air-europa.com). British Airways (902 11 13 33; www.britishairways.es). Air France (901 11 22 66; www.airfrance.es). Lufthansa (902 22 01 01; www.lufthansa.es).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de marzo de 2002