Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Bigas Luna se estrena en Internet con el corto 'Un collar de moscas'

El realizador Bigas Luna ha creado una historia fetichista en su primer corto de cine comprimido. Un collar de moscas cuenta, en un minuto y diez segundos, a través de la voz de una mujer, la relación que mantiene una de sus amigas con las moscas a las que caza y ensarta para elaborar un collar que luego se pondrá en el cuello.

La historia, según el creador, crece en el límite del fetichismo y el dolor y, a través de impactantes imágenes, intenta resolver una controvertida pregunta: ¿Qué ocurre cuando nuestras aficiones van más allá de lo que la sociedad considera como normal?

Bigas Luna participa, fuera de concurso, con este particular corto en el segundo Festival de Cine Comprimido de notodofilmfest.com. El corto se puede ver en www.notodofilmfest.com o www.plus.es. Este realizador es autor de películas como Las edades de Lulú; Jamón, Jamón; Huevos de oro, La teta y la luna, La camarera del Titanic, Volavérunt y Son de mar.

El director Juan Carlos Fresnadillo abrió el fuego con Psicotaxi, en el que se puede observar una comprimida y original visión del chileno Alejandro Jodorowski. En los próximos meses, los directores que se atreverán a colgar sus cortos en la Red serán Miguel Bardem, Achero Mañas e Icíar Bollaín. Sus cortos se presentan fuera de concurso y ellos serán, junto a Alejandro Amenábar y Javier Fesser, creador del certamen, quienes decidan cuál es el mejor de los internautas que se han lanzado a la creación cinematográfica. Los límites que establecen los organizadores son el peso de 3,5 Mb y tres minutos y medio de duración.

Las previsiones de los responsables de la muestra son que en esta edición se supere el número de visitas del festival de 2001. 'En las primeros días, los participantes están a la expectativa, por ello se explica que en las dos primeras semanas tan sólo haya siete concursantes, pero estamos convencidos de que irá en aumento', indicó un responsable de la organización. Añade que lo que más cuesta a los directores que se atreven a rodar en pequeño formato es la limitación de medios. 'Se dan cuenta de que cuando hay muchos cambios de planos empieza a ocupar mucho espacio y se salen de las normas'.

En este concurso, los inter-nautas pueden crear cine de género, con final feliz o no, elaborar tramas insólitas o con complicados efectos especiales.

El Festival de Cine Comprimido revolucionó hace un año el mundo de Internet. Hubo un millón y medio de descargas y cerca de medio millón de visitas en los tres primeres meses, y una amplia participación con trabajos procedentes de 17 países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002