Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Diego Martínez | Vicesecretaría general de UGT de Cataluña

'Mi cargo no supone ser el 'delfín'

Diego Martínez será el 'número dos' de UGT de Cataluña tras asumir la vicesecretaría general

La UGT de Cataluña elegirá hoy a su nueva ejecutiva, ampliada de 13 a 15 miembros, en la que destaca la creación de una vicesecretaría general que corresponderá a Diego Martínez, de 46 años y trabajador de banca. Martínez, hasta ahora secretario de organización, inició su militancia en el sindicato en 1976 y su nuevo cargo le otorga el rango de número dos tras el secretario general, Josep María Álvarez.

Pregunta. Hay quien asocia la creación de la vicesecretaría con la designación de un delfín de Josep Maria Alvarez para el futuro. Como si usted fuera una especie de conseller en cap.

Respuesta. Es una mala comparación. No tiene nada que ver. Josep Maria Alvarez se vuelve a presentar, y con mucha ilusión. No hay que entender la vicesecretaría en clave interna.

P. ¿Cuáles serán las funciones de la vicesecretaría general?

R. Coordinar el secretariado y desarrollar la atención al afiliado. Somos una organización que crece y que ofrece más servicios, como viviendas o seguros, que hay que atender, lo que requiere un volumen de acción muy amplio.

P. Otra de las sorpresas ha sido el nombramiento de Josep Maria Violant, militante de CDC, como gerente del sindicato.

R. La gerencia ya existía y el cargo no tiene nada que ver con el de una empresa. Se ocupa de los servicios centrales, de personal y compras. Pero el gerente ya no quería continuar. La vinculación política de una persona tiene poca importancia para nosotros, que somos un sindicato amplio.

P. Se han hecho llamadas a la unidad de acción sindical, pero no parece estar el horno para bollos.

R. La unidad de acción es un medio, no un fin, que hay que ejercer a partir de la autonomía de la decisión y la coincidencia, a la búsqueda de puntos de encuentro. Sí hay cierto bajón en la actualidad, por la firma del pacto de pensiones, en la que prevaleció la opción de un solo sindicato por encima del otro.

P. ¿Es para preocuparse que entre todos los sindicatos sumen un 20% de afiliación?

R. Los partidos políticos no se miden por sus afiliados, sino por el resultado electoral. Con nosotros deberían regir los mismos baremos, y obtenemos el 40% de representación en las elecciones sindicales. En Cataluña crecemos a un ritmo de 17.000 afiliados por año y a nivel de afiliación estamos por encima de países como Francia. Pero eso no nos satisface. La afiliación es parte del trabajo de la vicesecretaría. Cuando alguien se afilia lo hace porque coincide con los planteamientos del sindicato, pero también por los servicios que le ofrece éste, porque el abanico que presenta es atractivo. Por eso hemos creado una mutualidad que cubrirá el pago a los afiliados por los descuentos por huelgas, ayudas para los estudios de los hijos y más servicios.

P. ¿Cómo evalúa el congreso?

R. De manera muy positiva. Ha habido un gran debate y nivel de coincidencia en las propuestas, muchas innovadoras. Somos el primer sindicato en el que un inmigrante ocupa un puesto relevante. Hemos creado el agente de igualdad, una persona en la empresa especializada para evitar discriminaciones con mujeres, jovenes, disminuidos... Ideas innovadoras para el propio sindicato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002