Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ES EL MOMENTO DE...

La marmota se despereza

Como en la película 'Atrapado en el tiempo', termina el letargo invernal para estos simpáticos roedores. El parque nacional de Aigües Tortes organiza visitas para ver tal eclosión de vitalidad.

Se fueron a dormir en octubre, gordas como bolas de grasa, y se han despertado hace unos días delgadas como un fideo. Con la llegada de la primavera, las marmotas del parque nacional de Aigües Tortes (Lleida) han salido de las marmoteras y han empezado una frenética actividad para alimentarse y recuperar el peso perdido durante el invierno. Y éste es el momento de verlas. Por eso se ha organizado una excursión para el próximo 18 de mayo a uno de los mejores sitios para su observación, el llano de Riu Malo, en el camino al Estany Nere, en donde vive una colonia de entre 30 y 40 ejemplares.

Durante dos horas, apostados cerca de las madrigueras y acompañados por un guía, quienes acudan aprenderán a diferenciar a los miembros de una familia, a comprender su comportamiento y entenderán por qué se dice aquello de 'duermes más que una marmota'. Estos simpáticos mamíferos, de hasta siete kilos de peso, desaparecieron de los Pirineos durante las glaciaciones. Hace 50 años fueron reintroducidos en la vertiente francesa para servir de alimento a las águilas reales, en peligro de extinción; pero no sólo han sobrevivido a su depredador natural, sino que se han extendido a España. Desde antiguo, el despertar de la marmota se ha utilizado en Centroeuropa para predecir la llegada de la primavera, una tradición que pasó a Estados Unidos e inspiró la película Atrapado en el tiempo.

Pero la marmota no es la única que se mueve. Los animales que abandonaron el parque con el invierno regresan ahora, y los que han invernado, despiertan. Los bosques, los prados y los roquedos se llenan de actividad, de sarrios, martas, garduñas, mustelas, armiños, zorros, ardillas, buitres, águilas, urogallos y multitud de otras especies en busca de alimento. Verlos no es nada fácil, pero su rastro queda impreso en la nieve que aún cubre la montaña; por sus huellas y sus excrementos se puede aprender mucho de sus costumbres, y ése es el objetivo de las dos salidas -duran unas seis horas y son accesibles a todo el mundo- programadas en el parque para el próximo 29 de marzo.

- Parque nacional de Aigües Tortes. Información y reservas para las excursiones: 973 69 61 89 y 973 62 40 36. Precio: 12,50 euros más 7,20 por la aproximación en todoterreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de marzo de 2002