Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mantener su naturaleza

Las cajas de ahorro son fundaciones especiales de naturaleza privada que tienen su origen a principios del siglo XIX basándose en los Montes de Piedad que fueron sus precursoras en el inicio del siglo anterior. Desde el Partido Popular creemos que han realizado a lo largo de su historia una función extraordinaria y que, ello, conviene mantener su actual naturaleza jurídica.

En un reciente artículo, Manuel Lagares afirmaba que las principales funciones de las cajas eran: fomentar y movilizar el ahorro popular en condiciones de seguridad y rentabilidad; evitar la exclusión de los productos a los servicios financieros propiciando que los mismos alcancen a todos los individuos y con una extensión total en el territorio nacional; mantener e incrementar la competencia en los mercados financieros, y en último lugar, desarrollar una actividad social, cultural y de desarrollo en sus zonas de implantación con los beneficios obtenidos.

Las cuotas deben poder ser suscritas con la mayor amplitud posible, aunque hay que limitar el porcentaje que pueda suscribir cada inversor

Desde el PP creemos que esa función la han cumplido con gran eficacia. Hoy las cajas tienen una cuota de mercado muy próxima al 50% del pasivo y, además, todas sus funciones las cumplen de una manera positiva.

España tiene un sector financiero mucho más moderno que el resto de los países europeos, con una competencia real mucho mayor, donde los precios de los servicios financieros es menor y, sin embargo, con un nivel de calidad en la prestación de los servicios mucho mayor. Es el país con el ratio de oficinas mayor de Europa, con el mayor número de cajeros automáticos y donde el precio de las operaciones es más barato. De todos modos, el euro, la apertura de los mercados en la UE y el proceso de globalización en el mercado de capitales exige que las entidades modernicen todos sus procesos internos y adopten estrategias de futuro que exigen inversiones cuantiosas.

Por ello, es necesario dotar a las cajas de instrumentos que les permitan acceder a recursos propios que les posibiliten afrontar los retos de futuro y mantener niveles de competitividad altos. En ese sentido, desde el PP queremos lograr un consenso parlamentario amplio, para regular cuotas participativas que sin derechos políticos sean atractivas para el ahorrador y permitan a las cajas contar con financiación para sus procesos de expansión, de renovación tecnológica y de participación en proyectos empresariales.

Entendemos que las cuotas deben poder ser suscritas con la mayor amplitud posible, aunque hay que poner un límite al porcentaje que pueda suscribir cada inversor, tanto de un modo directo como indirecto. A la vez, entendemos que sería bueno que este producto fuera cotizado en un mercado organizado para garantizar la liquidez y, por tanto, hacerlo más eficiente, y además creemos que su emisión debe estar limitada a un porcentaje de los recursos propios. Eso sí, entendemos que la remuneración tiene que ser variable y ligada a los beneficios.

La Ley Financiera está ya en trámite parlamentario y nos gustaría aprobar una enmienda que regulara de nuevo este producto haciéndolo eficaz y eficiente, contando con el mayor consenso posible y demostrando de ese modo la voluntad política de dotar a las cajas de instrumentos que les permitan seguir teniendo una presencia activa en el mercado financiero.

A la vez, el PP sigue comprometido con el esfuerzo ya comenzado para garantizar la profesionalización del gasto financiero de las cajas. Ése es el mejor modo de asegurar la transparencia en el mercado y la protección de los pequeño ahorradores. Entendemos que las cajas están ayudando de una manera eficaz a los pequeños ahorradores, que están ayudando de una manera eficaz a las pymes, a las familias y a las zonas donde tienen su implantación y queremos que siga así en el futuro.

Javier Martínez Pujalte es secretario ejecutivo de Política Económica y Empleo del PP.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS