Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La jornada de Liga | FÚTBOL

'Somos grandes en la derrota'

Del Bosque resalta el señorío del Madrid después del fiasco en la Copa

'El Real Madrid es grande, y más cuando se ve cómo ha asumido la derrota: con un talante del que pocos clubes pueden presumir. Hemos reconocido que ellos han sido mejores, sin poner excusas ni hablar del árbitro'. Vicente del Bosque, el técnico del Madrid, descubrió ayer, entre los pliegues del fiasco de la final de la Copa, perdida frente al Deportivo el día del Centenario del club, que el traspié tiene al menos un aspecto positivo. 'Hemos dado lecciones de saber ganar y ahora las vamos a dar de saber perder', continuó antes de afirmar orgulloso: 'Hemos asumido de forma modélica las críticas'.

El entrenador salmantino, con el puño izquierdo apoyado en el mentón, no podía disimular la huella que el fracaso del miércoles ha dejado en el club de Chamartín. 'Hemos tenido que oír frases que no nos han gustado, como que todo estaba atado y bien atado en la Copa o que ya sólo se podía pelear por el segundo puesto en la Liga', comentó con un punto de amargura y sub-rayó: 'Estas afirmaciones no nos han favorecido para nada'.

Del Bosque, que sobrevoló por el choque de hoy (20.00, Teletaquilla) con el Villarreal desgajando un par de tópicos sobre el equipo castellonense, no se resistió a la tentación de reivindicar al Madrid y, de paso, reivindicarse a sí mismo: 'Las estadísticas dicen que somos el mejor equipo, el más goleador, el de los mejores números... Eso no se construye a base de impulsos'.

Los reproches vertidos contra él mismo se estrellaron en el caparazón de su indiferencia. Así, Del Bosque se limitó a recordar: 'Siempre se cuestiona al que está en este cargo'. Luego, mientras guiñaba los ojos al sol y se dirigía hacia su coche, repetía, con una media sonrisa ladeada, que no quería comentar 'nada, nada, nada' de las críticas recibidos tras la victoria del Deportivo.

Tampoco admitió el técnico las acusaciones de 'prepotencia' lanzadas contra el club blanco. 'Si perdimos pudo ser por falta de talento, pero nunca por falta de disposición', matizó. Sin embargo, reconoció que el equipo 'ha bajado un punto su rendimiento', pero apostilló: 'Con tantos partidos al máximo nivel, es lógico'.

El entrenador blanco trató de minimizar la derrota y aseguró: 'Sabíamos que era un partido de fútbol y que el Depor podía ganar. No quisimos vender la piel del oso antes de cazarlo'. Pero se lamentó recordando: 'Nadie quiso escucharnos'.

Del Bosque también desveló sus preferencias por los otros títulos todavía en juego -la Liga y la Copa de Europa- y recordó: 'Aún quedan dos competiciones, si no de mayor rango, que no estaría bien decirlo, sí del máximo interés para el club'.

La reacción de los aficionados del Bernabéu, 'un público incómodo', en palabras de Del Bosque, no preocupa especialmente al equipo: 'Si jugamos bien, la gente se volcará. Y si no, aguantaremos el chaparrón'.

Sobre la decisión de contar con Figo convaleciente de una lesión en un tobillo, Del Bosque reiteró: 'Lo volvería a hacer. Luis estaba bien y habría sido una temeridad no alinearle'. En cualquier caso, el delantero portugués no podrá jugar esta noche y es posible que tampoco esté listo para enfrentarse al Barcelona la próxima semana al haberse resentido.

La titularidad en la portería entre Casillas y César, el otro punto conflictivo, 'es una cuestión de gustos', según afirmó el técnico, que elogió a los dos jugadores: 'Ambos son grandes porteros'.

Precisamente, César, que jugó como titular la final de la Copa, rehusó comentar su competencia con Casillas: 'No es momento de hablar de individualidades'. Al igual que Del Bosque, trató de enfocar el revés desde un ángulo 'positivo' y comentó: 'Las derrotas más duras te hacen mejor persona y mejor futbolista'. El guardameta restó 'dramatismo' al resultado y aseguró que 'el partido hay que tomarlo como un paso más en un largo camino'. También negó que la plantilla esté pensando en el dinero que perderá con la derrota y subrayó: 'El vestuario daría dinero de su bolsillo sólo por tener la oportunidad de poder volver a jugar la final.'

Casillas aún se entrenaba, solo, cuando el resto de la plantilla del Madrid ya estaba en el vestuario.

Real Madrid: Casillas; Salgado, Hierro, Helguera, Roberto Carlos; Makelele, Solari, McManaman, Zidane, Raúl; y Morientes.

Villarreal: L. Vallejo; Galván, Álvarez, Ballesteros, Unai, Arruabarrena; Cagna, Galca, Amor; Guayre y Víctor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 2002