Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Màrius Carol fabula sobre su Barcelona en 'Les seduccions de Júlia'

La historia de una mujer madura, el cambio que ha experimentado Barcelona en los últimos 20 años y una visión de Salvador Dalí a través del hombre que le pintó los fondos de los cuadros durante más de tres décadas. Son los tres ingredientes principales de Les seduccions de Júlia, la novela con que el periodista Màrius Carol (Barcelona, 1953) obtuvo el pasado 30 de enero el premio Ramon Llull de la editorial Planeta, con 60.100 euros, el mejor dotado económicamente de las letras catalanas. 'Esta novela es un retrato generacional, el de mi generación, bastante bien hecho', afirmó la semana pasada Carol en la presentación del libro.

Les seduccions de Júlia es la segunda novela de Carol, director de comunicación del Grupo Godó, editor de La Vanguardia. Su protagonista es una mujer que tras 20 años de ausencia regresa a Barcelona para preparar el guión de un documental sobre Dalí, por lo que entra en contacto con Isidoro Bea, personaje real que trabajó codo a codo con el pintor. Los tres ingredientes -mujer, ciudad y genio- se conjugan, según Carol, en 'una novela sobre el paso del tiempo'. Un paso 'positivo' para Barcelona y para Júlia, cuyo retrato, dijo el autor, constituye un 'elogio de la mujer madura'. Pero no para Dalí, 'quien al final vivía angustiado y era incapaz de aceptarse en su propia decadencia', aseguró.

La Barcelona que se encuentra Júlia es muy diferente a la que dejó en 1976, 'más cosmopolita y de diseño y menos provinciana', pero también más uniforme: 'La policía ha dejado de ser gris, pero la gente es muy similar a la que se podría cruzar en las calles de Nueva York', donde ha residido durante su ausencia. 'No he querido hacer una apología de la Barcelona del diseño', advirtió Carol, 'sino que en la novela aparece la ciudad de siempre y que se halla más allá de las modas'. Para ello, traza todo un recorrido que a veces parece un catálogo de tiendas, bares y restaurantes. Del Agut d'Avinyó a Casa Leopoldo pasando por Groc y el Dry Martini.

Literatura y periodismo

Todo ello narrado con 'ritmo cinematográfico', a juicio de Carol, quien está convencido de que hoy 'parte de la mejor literatura se hace en los diarios'. El periodismo, por cierto, aparece también homenajeado, puesto que tanto Júlia como algunos de los antiguos amigos, y amantes, que se encuentra en la ciudad ejercen esta profesión: 'Si me dijeran que la novela es periodística me sentiría orgulloso', afirmó: 'La literatura como mero ejercicio estilístico me interesa poco'.

De Les seduccions de Júlia se han editado 20.000 ejemplares en catalán. Y el próximo 12 de marzo ya saldrá a la venta la versión castellana, firmada por el mismo Carol. ¿Escribió las dos versiones a la vez? 'Empecé la novela pensando en el premio Ramon Llull', respondió, 'y en todo caso, siempre pensé que era publicable. Por eso escribí también la versión castellana'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002