Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DROGAS DE DISEÑO

Archivado el caso por la muerte de una joven tras una fiesta 'pastillera'

Rocío Fernández, de 18 años, perdió la vida el 4 de marzo de 2001 tras asistir a una fiesta pastillera en una discoteca de Cádiz. Según la autopsia, la joven había ingerido algún tipo de droga de diseño con un principio activo similar al éxtasis y en una cantidad suficiente para acabar con su vida. El informe no logró determinar con exactitud si Rocío acompañó el consumo de pastillas con alcohol, ya que en el centro sanitario recibió un tratamiento de choque con sustancias como carbón activo en un intento a la desesperada por evitar su muerte. La joven jerezana presentaba estado de inconsciencia, vómitos y taquicardias. Falleció horas después de su ingreso en el hospital Puerta del Mar de Cádiz.

Un año después su caso ha sido archivado por la vía penal. Un juzgado de Cádiz abrió diligencias de oficio tras lo ocurrido, pero, después de escuchar los testimonios de otros participantes en la fiesta y de estudiar los informes del Instituto de Toxicología, ha concluido que no se observan responsabilidades criminales ni indicios de delito en lo ocurrido.

El padre de Rocío no presentó denuncia alguna, pero se personó como acusación particular al objeto de conocer con exactitud las circunstancias en las que murió su hija. Siempre ha sostenido que su hija no consumía pastillas y que fue víctima de un engaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002