Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blasco cifra en 452 las adopciones de menores registradas en 2001

La Consejería de Bienestar Social ha contabilizado 452 adopciones de menores durante 2001. De ellas, 95 fueron niños y niñas nacionales (frente a 59 registradas el años anterior) y 357 de diferentes países (frente 438 en 2000).

De las adopciones de menores extranjeros durante 2001, tres procedían de Bolivia, 46 de Colombia, una de Perú, 14 de Rusia, 108 de Rumanía, 106 de China, 37 de Ucrania y 20 de Bulgaria. Según el consejero de Bienestar Social, Rafael Blasco, algunos países han complicado seriamente los trámites de adopción y ello ha provocado que se desvíen solicitudes hacia otros puntos antes menos solicitados Es el caso de China. Mientras en 2000 se registraron en la Comunidad 62 adopciones, en 2001 fueron 106. Sin embargo, Blasco ya advierte que China está empezando a imponer restricciones en el número de solicitudes para el presente año.

Por provincias, en 2001, Valencia materializó 61 adopciones nacionales y 225 internacionales, lo que hace un total de 286. Castellón registró cuatro adopciones de menores nacionales y 41 internacionales, lo que eleva el total a 45. Y Alicante contabilizó el pasado año 30 adopciones nacionales y 91 internacionales, es decir, 121 en total.

Según la comparativa facilitada por Bienestar Social entre 1997 y 2001, fue en 1999 cuando más adopciones nacionales se registraron en la Comunidad: 110 frente a 53 en 1997; 76 en 1998; 68 en 2000; y 95 en 2001. En cambio, fue en 2000 cuando se registró el pico más elevado de adopciones de menores internacionales con 438. Esa cifra dista mucho de las 137 en 1997, 207 en 1998, 332 en 1999 y 357 en 2001.

Blasco reconoce que el proceso de adopciones internacionales pasa por un momento difícil debido 'al replanteamiento que se están haciendo por razones varias en países en los que tradicionalmente era más habitual tramitar las adopciones'.

El consejero de Bienestar Social destaca que 'la adopción internacional continúa creciendo dado el aumento de la protección social y al menor abandono de niños y niñas que se registra en España'.

Blasco también señala que la preferencia de origen de los menores a adoptar por parte de las familias está básicamente ligada a las garantías de legalidad en la tramitación, a la eficacia y a la agilidad administrativa. Asimismo señala que en segundo término, las familias receptoras tienen en cuenta las características socioculturales de la zona de la que proceden los menores y las expectativas sobre el menor.

Blasco apunta que la Comunidad es la tercera autonomía junto a Andalucía, y tras Catalunya y Madrid, en número de familias solicitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de marzo de 2002