Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una crisis permanente que siempre se cierra en falso

El equipo de gobierno que socialistas y populares comparten en el Ayuntamiento donostiarra vive en crisis permanente. El acuerdo firmado en septiembre de 1999 está sometido a una constante hostilidad entre los socios, que han extendido sus enfrentamientos desde los asuntos municipales de mayor trascendencia, como la aprobación de los presupuestos de este año, hasta otros de menor relevancia: el plan de uso del euskera, los acuerdos de reducción de jornada de los funcionarios , el bidegorri de La Concha o la construcción de 12 viviendas de protección oficial en Igeldo.

El equipo de gobierno estuvo en serio peligro de disolverse en noviembre pasado, cuando ambos partidos llevaron al límite sus discrepancias presupuestarias. La ruptura no llegó a producirse entonces por la fuerte presión de las direcciones nacionales del PSOE y el PP, que acababan de firmar el Pacto Antiterrorista.

Los dos partidos gobiernan juntos con nueve y seis concejales, respectivamente, frente a una oposición que forman EA-PNV (siete ediles) y Batasuna (cinco). En la polémica sobre el polígono Auditz-Akular, todos los partidos se han alineado en contra de Elorza, quien ha confesado a sus más directos colaboradores que va a hacer todo lo posible para que el PP termine por apoyar el próximo martes este proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2002