Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Renuncian nueve ediles de EH elegidos durante el alto el fuego

Las dimisiones de concejales de EH públicamente motivadas con críticas a ETA ya son al menos diez. Ello convierte a Batasuna en el segundo partido -tras el PSE-EE, con 16 renuncias por miedo o rechazo a llevar escolta- con más bajas ligadas a la actividad terrorista de la banda.

El primero fue Iñaki Ruiz de Pinedo, concejal de Vitoria y ex dirigente de HB, quien alegó al dimitir, en diciembre de 2000, que "el contexto político" en el que se iba era "diferente al que llegó en 1999, en plena tregua". El único edil de EH en la localidad vizcaína de Balmaseda, José Julián Pascual, no tuvo empacho en reconocer que su marcha se debía a "la lucha armada de ETA". El tercero en marcharse fue el también único concejal que EH conservó en la emblemática Ermua. Javier Azkoaga admitió que se iba por la vuelta de ETA a la violencia y los radicales se encontraron con problemas para sustituirle, ya que los tres siguientes en la lista se negaron a hacerlo. Ya en 2001, la concejal de Zumárraga Montserrat Torner se dio de baja en un consistorio sacudido por el asesinato del concejal del PP Manuel Indiano, alegando discrepancias con la línea política de EH.

Las dos siguientes dimisiones tuvieron que ver no sólo con el regreso de ETA a los atentados, sino con su golpe de timón en el debate interno para la constitución de Batasuna. Carlos Otxoa, concejal de Batzarre, la agrupación navarra integrada en la lista de EH en Pamplona, dejó su cargo, y otro tanto hizo el edil de EH de Rentería Gerardo Karrere, militante de Zutik. Patxi Zabaleta se retiró al crear el nuevo partido Aralar, única escisión de HB.

Otros dos ediles dimitieron tras el asesinato en Beasain de dos agentes de tráfico. Fueron Mateo Lafragua, de Artziniega (Álava), que ya había mostrado antes sus críticas a ETA y pedido públicamente una tregua, y Roberto Zabala. Este último era concejal en Mungia, localidad natal de Ana Isabel Arostegi, ertzaina asesinada, de quien Zabala era familiar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de febrero de 2002