Un enfermo muere tras pasar cuatro días en el pasillo del hospital

La saturación del hospital Virgen de los Lirios de Alcoy, denunciada por usuarios, trabajadores y sindicatos, alcanzó ayer cotas trágicas. Benjamín Medina Leiva, de 87 años, falleció en el pasillo de la primera planta, donde estuvo ingresado cuatro días. Los familiares, que han comunicado los hechos al Servicio de Atención al Usuario (SAU), denuncian las carencias en material, mobiliario, limpieza e intimidad que 'sufrió el paciente durante su estancia, agonía y posterior muerte'. Los sindicatos aseguraron que, aunque no se trata de un caso habitual, no es el primer paciente que fallece en los pasillos de este hospital público.

Benjamín Medina Leiva llegó al Hospital de Alcoy en la noche del pasado 6 de febrero aquejado de una insuficiencia respiratoria. Primero fue atendido en urgencias y ya de madrugada ingresó en la zona de traumatología donde falleció cuatro días más tarde. 'Mi abuelo era diabético y el médico nos recomendó los cuidados del hospital, donde no pudieron ofrecerle una habitación y ni siquiera el derecho a morir con dignidad', relató ayer su nieta, Encarnación Córdoba, al asegurar que su abuelo estuvo todo el tiempo ingresado en el pasillo, junto a un patio de luces, sin espacio suficiente y sin conexiones para el material de soporte vital de los pacientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de febrero de 2002.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50