CONSULTORIO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fondos sin fronteras

Hace más de 16 años que la normativa europea relativa a las instituciones de inversión colectiva (IIC) -es decir, fondos y sociedades de inversión, así a como sus sociedades gestoras-, permanecía prácticamente inalterada, hasta que, finalmente, esta semana han visto la luz dos directivas. La primera hace referencia a las gestoras, mientras que la segunda se centra en los activos susceptibles de inversión por las IIC.

Los aspectos más significativos de la directiva referente a las gestoras son, fundamentalmente, dos. En primer lugar, la normativa define las pautas para el establecimiento de una gestora en cualquier país de la Unión Europea, una vez que cuenta con la autorización para realizar esta actividad en su propio país de origen. Se trata, por tanto, de extender el concepto de 'pasaporte único' a las gestoras, de forma análoga a como ya sucede con entidades de crédito y empresas de servicios de inversión.

La UE aprueba dos directivas que modifican la regulación de las instituciones de inversión colectiva

Una segunda cuestión relevante es que la normativa posibilita que las gestoras de IIC puedan gestionar fondos de pensiones y carteras individuales, favoreciendo así la aparición de economías de escala en los grupos financieros. A fin de cuentas, desde un punto de vista financiero, los fondos de pensiones no son más que una IIC con una finalidad muy concreta, independientemente de que su supervisión corresponda a la Dirección General de Seguros en lugar de a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, como es el caso de las IIC y de las sociedades gestoras de carteras.

En cuanto a la directiva sobre los activos, la mayor parte de los aspectos recogidos en el texto (fondos de fondos, fondos índice, o los requisitos de control de riesgos cuando se opera con instrumentos derivados) ya están incorporados en la normativa española.

Con estas dos nuevas directivas, cabe esperar un mayor desarrollo en el inmediato futuro de la industria de inversión colectiva, tanto en el conjunto de Europa como en nuestro país.

Carolina Fernández-Puebla y Francisco J. Valero son, respectivamente, responsable de inversión colectiva y socio-director de estudios de AFI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS