Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ

Linares invita otra vez a Krámnik

La baja, casi segura, del ucranio Ruslan Ponomáriov, campeón del mundo de la Federación Internacional (FIDE), quien se arriesga a una demanda por incumplimiento de contrato, ha producido un agujero en el torneo de Linares. Para taparlo, los organizadores han vuelto a invitar al ruso Vladímir Krámnik, campeón oficioso, a pesar de que las negociaciones con él no tuvieron éxito el pasado verano.

Krámnik habló en julio de "otros compromisos adquiridos" para explicar su negativa. Pero su agenda ha cambiado mucho desde entonces, por motivos imprevistos: los dos aplazamientos de su duelo en Bahrein con el programa Fritz -programado ahora para octubre de este año- y la consiguiente ausencia en el torneo de Wijk aan Zee (Holanda). Si tampoco juega en Linares, la cotización de su título irá a la baja. Pero no parece importarle: Krámnik no ha respondido desde el lunes a los numerosos mensajes enviados desde Linares.

El Comité Organizador decidió ayer ampliar el plazo dado a Ponomáriov para que rectifique su deseo de incumplir el compromiso adquirido por escrito el 24 de diciembre. El ucranio está entre dos fuegos: el de Linares, que apura el uso de sus legítimos derechos, y el de su entorno, que considera prematura su participación en el 'Wimbledon' del ajedrez un mes después (22 de febrero al 10 de marzo) de la consecución del título mundial. Algunas fuentes próximas al ucranio insisten en que él desea jugar.

Los concejales de Linares optaron por no declarar persona no grata a Ponomáriov, tal como habían barajado, "en atención a su edad [18 años]", según manifestó un portavoz. Pero mantienen la intención de presentar el lunes una demanda judicial contra él por un millón de dólares (1,15 millones de euros) si persiste en su actitud.

En el caso de que las gestiones con Krámnik y Ponomáriov no tengan éxito, el torneo será una liga a doble vuelta entre seis jugadores: Kaspárov, Anand, Adams, Ivanchuk, Shírov y Vallejo. Casi todos los demás miembros de la élite están contratados para un torneo en Cannes (Francia), en las mismas fechas: Kárpov, Morosiévich, Topálov, Baréiev, Gélfand, Leko, Lautier y Bacrot, además de los franceses Fressinet y Nataf. De los más interesantes, sólo están libres Grischuk y Judit Polgar, pero los organizadores no quieren complicar más las cosas. La pelota está en los tejados de Ponomáriov y Krámnik.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de febrero de 2002