Miquel Puig asegura que buscará un director de consenso para TV-3

El director general de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), Miquel Puig, aseguró ayer que, una vez cerrado con el Gobierno de la Generalitat el contrato programa -que garantiza la financiación de TV-3 y Catalunya Ràdio hasta el año 2005- 'ha llegado la hora de nombrar un director' para la cadena televisiva, cargo vacante desde el cese de Lluís Oliva, hace casi un año y medio. El director general hizo esta declaración de intenciones a preguntas de los periodistas convocados en el Palau de la Generalitat para la firma del contrato programa entre el conseller en cap, Artur Mas, el consejero de Economía, Francesc Homs, y el propio Puig.

En cuanto al perfil del candidato que dirigirá TV-3, el director general manifestó por primera vez en público su voluntad de que sea un profesional de consenso. Precisó que este nombramiento no puede efectuarse 'en contra' del Gobierno catalán, pero tampoco de los miembros del consejo de administración de la CCRTV, designados por los partidos con representación en el Parlament.

Pese a la insistencia de los periodistas, Mas no quiso pronunciarse sobre el nombramiento del nuevo director de TV-3, y declaró que esa designación es algo en lo que 'el Gobierno no entra'. Añadió el conseller en cap que debe ser el director general de la CCRTV, los miembros de este organismo y el equipo de Puig quienes decidan la persona idónea para el puesto.

Durante el acto, Mas y Puig se esforzaron por escenificar la existencia de un clima de confianza entre ellos, que contrasta con el descontento manifestado en privado por el entorno del conseller en cap a propósito del tramiento que algunos informativos y espacios de TV-3 dan a las noticias sobre CiU y el Gobierno catalán y sus dirigentes. Preguntado Mas por si el contrato programa significa un apoyo explícito del Ejecutivo a Puig, el conseller en cap desligó ambos asuntos y zanjó el requerimiento con una respuesta ambigua: 'El Gobierno de la Generalitat nombró a Puig hace casi dos años, y si lo hizo es porque se le tenía confianza'.

Sobre el contrato programa (véase EL PAÍS de ayer), Mas recordó que, a cambio de la estabilidad económica que este modelo da a los medios de la CCRTV, éstos deben asumir una serie de compromisos 'ante el Gobierno y el país'. Entre ellos, citó el conseller en cap el ofrecer 'un servicio de calidad, con información fidedigna'; contribuir a 'la normalización lingüística', y extender 'el sentido de pertenencia' a Cataluña de toda la población de esta comunidad. Homs, por su lado, restó importancia a que el nuevo sistema de financiación de la CCRTV no resuelva la deuda histórica del organismo (631 millones de euros en 2000), y destacó que sí prevé frenar el ritmo de crecimiento de aquélla.

Por otra parte, el jefe de informativos de TV-3, Ramon Rovira, presentó ayer al consejo de administración de la CCRTV las líneas generales de la reforma de los informativos que prepara. El consejo mostró su apoyo al proyecto y expresó a Rovira su satisfacción por el desenlace del caso Francino.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS