Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL XIV CONGRESO DEL PP

El PP confía en el liberalismo clásico para alcanzar el pleno empleo

A pesar de los nubarrones que acechan la economía mundial, el PP mantiene intacta su confianza en que España alcanzará el pleno empleo en esta década, siempre que aplique las recetas del liberalismo económico clásico. La ponencia La sociedad del pleno empleo y de las oportunidades, redactada por José Manuel Soria, alcalde de Las Palmas; y Elvira Rodríguez, secretaria de Estado de Presupuestos, pasó ayer sin apenas retoques el trámite de la comisión del 14º congreso del partido y aboga por nuevas reformas estructurales para liberalizar la economía española.

Ésta ha sido la ponencia que ha provocado menor expectación en el 14º congreso del PP: fue seguida por 500 compromisarios y únicamente recibió 228 enmiendas. Y si el grado de acuerdo en el resto de ponencias se acercaba a la unanimidad, en la de política económica el consenso fue total, no en balde la fase de crecimiento económica de los últimos años es uno de los asuntos que más enorgullece a los militantes del PP, que lo atribuyen a la gestión del Gobierno.

Las enmiendas aceptadas recogen propuestas sociales sin fórmulas concretas

Poco antes de la reunión de la comisión, Soria explicó que los ponentes habían aceptado la gran mayoría de las enmiendas presentadas y que únicamente habían rechazado las relacionadas con políticas territoriales concretas. Tras las incorporaciones, subrayó, la ponencia recoge más propuestas 'para la integración de los discapacitados, de protección social de los excluidos y de apoyo a la familia'.

No obstante, la inclusión de estas propuestas sociales no tiene ninguna repercusión práctica porque se trata de enunciados genéricos sin fórmulas concretas. Esto es lo que ha llevado al PSOE a advertir de la 'vacuidad' de las proclamas sociales de la ponencia, que consideran 'sin contenido'. Soria respondió que 'no es un programa electoral, sino que sienta el marco para redactarlo en un futuro'.

Todas estas propuestas de política social y la perspectiva del pleno empleo tienen como punto de origen una mejora de la economía, que en opinión del PP pasa inevitablemente por ahondar en la liberalización y en continuar con las políticas que el ministro de Economía, Rodrigo Rato, lleva aplicando desde 1996. De hecho, ésta es la primera ocasión en más de diez años que Rato no se responsabiliza directamente de la ponencia económica del cónclave, aunque los dos ponentes buscaron en todo momento la supervisión del ministro, con quien aún la semana pasada mantuvieron una larga reunión.

El texto pasa por encima de los problemas que atraviesa la economía internacional y mantiene los mismos objetivos, sin ninguna adaptación a la nueva coyuntura, menos boyante que en el anterior congreso, en 1999. Las recetas filosóficas sugeridas siguen la ortodoxia liberal: la reducción del déficit público y el equilibrio presupuestario es la piedra angular de la política económica que propone el PP, que defiende una política tributaria 'orientada a reducir la carga impositiva de los ciudadanos y las empresas'. La ponencia insiste también en la necesidad de liberalizar mercados, incrementar la competencia, 'continuar con la política de privatizaciones', revisar el sistema de protección por desempleo para que 'no sea un desincentivo o freno para el trabajo' y 'modernizar la negociación colectiva'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002