Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo dice a ambos sectores que Álava será la 'clave' del congreso socialista

Los cargos del PSE alavés se reúnen este jueves

El líder del PSE en Álava y miembro de la actual gestora que dirige el partido, Javier Rojo, cree que sin los alaveses ninguno de los dos sectores del socialismo vasco que han presentado ya sus credenciales, aunque no a sus candidatos, logrará en marzo un congreso que fortalezca a la formación. 'No puede ser un congreso de suma, cuantitativo y en clave interna de poder. Es un cónclave para responder a las expectativas de esos 250.000 ciudadanos que nos votaron el 13-M. Álava será la clave del congreso', recalca Rojo.

Es normal que la organización alavesa, la gran perdedora en el congreso de 1997 en el que se selló el pacto de Anoeta entre el socialismo vizcaíno y el guipuzcoano por el que Nicolás Redondo Terreros accedió a la secretaría general del PSE, quiera presentar el próximo congreso extraordinario en claves no numéricas. El peso específico del socialismo alavés en el cómputo global de la formación es pequeño, casi residual frente a la todopoderosa Vizcaya. En el último congreso, celebrado en Bilbao en noviembre de 2000, sólo 53 de los 553 compromisarios elegidos por las bases representaron a las nueve agrupaciones del PSE alavés.

El peso de la organización descansa en Vizcaya, que cuenta con 48 agrupaciones y al último congreso envió 323 delegados, por 154 guipuzcoanos.

El heredero político del asesinado Fernando Buesa considera que ha actuado de una manera 'cauta y prudente' desde que Redondo presentase su dimisión, el 21 de diciembre. De hecho, es el miembro de la gestora que menos declaraciones públicas ha hecho y ninguna de sus agrupaciones ha participado en ninguno de los actos realizados en San Sebastián por los dos sectores enfrentados en el PSE. 'Me he comprometido a seguir los objetivos que se nos encomendaron cuando se creó la gestora. Además, en este proceso tan complicado que tenemos por delante, los errores se multiplican por cuatro', dice.

Con la presentación el viernes de la ponencia que servirá para el debate congresual, Rojo aseguró que se producía el 'inicio de la síntesis' entre las diferentes posturas en el partido, algo que a su juico es 'posible y se debe dar'.

No hay duda de que la renuncia el sábado de Redondo a la reelección y, sobre todo, su apoyo explícito a la ponencia elaborada por la gestora, puede allanar el camino para un acuerdo entre todas las sensibilidades en el proyecto del socialismo vasco. Pero persiste aún otro de los aspectos fundamentales que está detrás de la crisis: la lucha interna por el poder.

'Aniquilamiento político'

De hecho, Rojo, mucho más próximo al discurso de Redondo que al vasquismo de Jesús Egiguren, pero con una buena química con el responsable de Vizcaya, Patxi López, es muy crítico con las artes empleadas internamente para dañar y desgastar a Redondo. 'Detesto los métodos de aniquilamiento político de personas como las filtraciones interesadas', afirma. Por todo ello, Rojo se muestra muy claro al referirse a los dos bloques que se han conformado en el partido antes del cónclave de marzo: 'Álava será la clave del congreso extraordinario, como lo fue a la hora de conformar políticamente la comunidad autónoma como ahora la conocemos. Y me reafirmo en estas palabras no por altanería, sino por responsabilidad y por sentido común y, también, porque creo que en esta crisis estamos haciendo las cosas mejor'.

Los cargos públicos del socialismo alavés mantendrán una comida el próximo jueves, previa a la reunión que esa misma tarde tiene previsto realizar el Comité Provincial del partido. Rojo defenderá la ponencia base, de la que considera que ha sido redactada 'con cabeza', y la idea de un consenso interno que refuerce el partido y satisfaga las expectativas creadas en los 250.000 ciudadanos que depositaron la papeleta del PSE en los comicios autonómicos del 13 de mayo.

Fuentes del sector vizcaíno que apoya a Patxi López creen que es 'fundamental' la participación de Álava en la solución de la crisis. 'Alava estará en la próxima ejecutiva bien representada. Nosotros suscribimos las palabras del propio Rojo ante la gestora de que él defenderá las ideas en las que cree en el congreso, pero una vez elegido el secretario general, él estará en esa ejecutiva y apoyándola. Debe ser el éxito del éxito, como con Zapatero', aseguran esas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002