Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Fernando y Cádiz crearán una tasa por la nueva depuradora

La inminente entrada en funcionamiento de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) para los municipios de Cádiz y San Fernando aumentará la presión fiscal en estas dos poblaciones. El Ayuntamiento gaditano, dirigido por Teófila Martínez (PP), aplicará en breve una nueva tasa o canon por este servicio de depuración que vendrá incorporado al recibo del agua y de la basura, conocido popularmente este último como la supertasa. Lo mismo hará (crear una tasa o un canon) el Consistorio de San Fernando, presidido por el andalucista, Antonio Moreno.

Recientes estudios han detectado que los impuestos de Cádiz son los más altos de las capitales andaluzas. Esta presión fiscal, que se ha agravado este año con la nueva subida de impuestos del 3,5%, por encima del IPC, crecerá aún más cuando la EDAR comience a depurar, en breve, las aguas de estos dos municipios gaditanos, con una población aproximada de 250.000 habitantes.

Así lo anunció ayer el delegado de Hacienda de Cádiz, José Blas Fernández, quien explicó que el consistorio cobrará inicialmente esta tasa sólo a los ciudadanos de extramuros, que serán los primeros en beneficiarse del servicio. Más tarde, los residentes en el casco antiguo deberán abonarlo también en cuanto concluyan las obras de las canalizaciones para tratar las aguas que vierten ahora al mar sin depurar.

El nuevo canon o tasa irá en función del agua que se consuma en cada vivienda, aunque rondará las 600 o 700 pesetas cada dos meses. Esta cantidad representa un 10% de aumento respeto a las 6.000 o 7.000 pesetas que por término medio abona una familia de cuatro miembros.

Con esta nueva tasa, el consistorio pretende costear el gasto de mantenimiento de la depuradora, que ha construido la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía en el Manchón de la Dolores, unos terrenos del Parque Natural de la Bahía gaditana, limítrofes entre los municipios de Cádiz y San Fernando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2002