Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda celebra que se ponga en evidencia la proximidad de CiU y PP

El PSOE ve 'poco creíble' la oferta de Aznar

Los tres partidos de la izquierda catalana se congratulan de que hayan salido a la luz las conversaciones secretas entre José María Aznar y Jordi Pujol, en las que se hablaba de la participación de CiU en el Gobierno del PP. Tanto el PSC como ERC e Iniciativa-Verds creen que el episodio revelado por Aznar muestra la a su juicio creciente proximidad entre las dos fuerzas del centro derecha y ayer les instaron a 'dejar de hacer teatro'.

La dirección del PSC analizó ayer la situación creada por la oferta pública lanzada por Aznar para integrar a CiU en el Gobierno del PP. Su conclusión fue que se trata de la forma en que el PP ha querido responder al arranque de la campaña electoral que CiU inició hace una semana al designar oficialmente a Artur Mas como su futuro candidato a la presidencia de la Generalitat.

Pero los socialistas creen que la actitud adoptada por Pujol y otros dirigentes de CiU al rechazar ahora la entrada en el Gobierno de España, pero dejar abierta la puerta para el futuro, augura cambios profundos en la estrategia del centro derecha nacionalista. 'No sabemos si Mas y Duran dirán sí en la próxima legislatura a lo que ahora Pujol ha rechazado', dijo el primer secretario del PSC, José Montilla, después de la reunión de la comisión ejecutiva.

En cualquier caso, Montilla destacó también que la oferta ha mostrado claramente 'lo cerca que están' los dos partidos del centro derecha. Por esta razón, reclamó a CiU que 'entre en el Gobierno o rompa con el PP', porque 'ya está bien de hacer teatro'.

La dirección del PSOE afirmó ayer, a través de Carme Chacón, su convicción de que la oferta de Aznar a CiU es 'poco creíble'. Si lo que se persiguiera fuera una respuesta positiva, dijo, 'iría acompañada de un programa mínimamente relacionado con los intereses catalanes'.

También Esquerra Republicana (ERC) está convencida de que el abandono del rechazo categórico con que CiU había respondido siempre en el pasado a las ofertas de participar en el Gobierno español son un anticipo de los cambios que provocará la retirada de Pujol. El portavoz de ERC, Joan Ridao, advirtió a los electores de CiU sobre las consecuencias que va a tener 'el estilo pragmático sin convicciones firmes' que en su opinión caracteriza a la actual cúpula nacionalista. Posiciones de principio defendidas por Pujol como la negativa a entrar en el Gobierno español 'porque su nación es Cataluña', dijo, 'desaparecerán del discurso' de CiU.

Una de las consecuencias de la operación lanzada por Aznar es, a juicio de Joan Saura, presidente de Iniciativa per Catalunya-Verds, que 'ha dejado sin iniciativa política a CiU'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002