APUNTES

Candidatos surgidos al margen de plataformas asamblearias

La gestación de las candidaturas marca un cambio en la historia reciente de la Universidad de Valencia. A diferencia de anteriores elecciones, 'los candidatos ya no surgimos de asambleas preexistentes al proceso electoral', destaca Francisco Tomás, que concurrió a las elecciones de 1994 por la Assemblea Oberta. 'Simplemente, me he planteado la oportunidad de hacer una oferta razonable a la comunidad universitaria', añade. 'Es imposible salir de una asamblea que ya no existe', corrobora Barona, en referencia al extinto Bloc, hegemónico durante años en esta universidad, aunque 'se ha creado un estado de opinión que me ha llevado a postularme como candidato'. Para subrayar este cambio, el catedrático de Historia de la Ciencia apunta a los nuevos grupos que dinamizan la universidad: Mujeres Universitarias, colectivos de ayudantes o la Plataforma Interestamental anti-LOU. Barona acentúa su deseo de 'no representar una candidatura de izquierda nacionalista exclusivista, sino abierta a sectores que no han tenido que ver con el Bloc', mientras que Tomás asegura que 'el compromiso con la lengua y el país es algo que hemos de defender las dos candidaturas, porque está vinculado a esta universidad'.

Más información
Un ciclo que se cierra

Sea quien sea el rector, deberá gestionar la aplicación de la nueva LOU en la universidad. Ambos candidatos coinciden en señalar un reto de carácter político. Para Tomás, la consideración de la universidad como 'ente inmaduro que inspira desconfianza y es preciso controlar, supone una dificultad de comunicación con los poderes públicos'. Ante el cambio en el sistema de gobierno, Barona apuesta por 'un esfuerzo para evitar la confrontación con las instituciones públicas, manteniendo la autonomía y capacidad de decisión universitarias' .

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS