Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Globalización en Argentina

El pasado año 2001 estuve casi cuatro meses en Argentina investigando parte de su realidad social para mi futura tesis doctoral. Apenas recién llegado a la capital federal -ciudad en la que la miseria se asoma a las ventanas y camina por las aceras-, aprehendí casi instantáneamente la esencia de ese concepto que últimamente a tantos eruditos está haciendo famosos: la globalización consiste en viajar de Madrid a Buenos Aires (12.000 kilómetros de avión) y poder desayunar en un shoping, comer en un Mc Donald's, cenar en un chino y llamar por teléfono desde una cabina de Telefónica; eso sí, pagando todo ello en dólares, mientras las mujeres se venden en las calles, los niños se comen su hambre y los hombres se beben el fútbol. Concluí que aquel bello país (al cual mis antepasados gallegos habían emigrado a comienzos del siglo XX para instalar fábricas de conservas en Tierra de Fuego) debería de ser declarado oficialmente el primer Estado ateo del mundo, pues no hay divinidad, cristiana o no, que pueda vivir allá: créanme si les digo que el nivel de vida era casi el doble del de Madrid y el salario medio menos de la mitad. Por eso, para poder sobrevivir, muchos trabajadores se ven obligados a hacer como el dependiente de un concurrido establecimiento internacional de hamburguesas de la calle Callao (cuya foto saqué yo mismo): pluriemplearse en el mismo empleo para no perderlo. Entre hamburguesa y hamburguesa servida arreglaba con martillo y cincel las baldosas sueltas de la acera. Ahora, después de tanto disturbio, quizás no quede ni una.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2002