Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Andalucía revisa su modernidad

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se vacía para acoger un recorrido por las creaciones más vanguardistas desde el Equipo 57 hasta la entrada del conceptual en los años setenta. Más de 200 obras de unos 50 creadores que dejan claro el importante papel de los artistas de origen andaluz en los movimientos renovadores del arte español.

Andalucía se enfrenta a la primera revisión de su modernidad artística. Lo que más llama la atención de este ambicioso proyecto, unas 200 obras de 50 creadores, es que a esa lista habría que añadirle muy pocos nombres para mostrar la vanguardia española desde mediados de los años cincuenta hasta finales de los setenta. Equipo 57, José Caballero, Luis Gordillo, Manuel Rivera, José Guerrero, Manolo Quejido, Guillermo Pérez Villalta, Chema Cobo, Alfonso Albacete y Nacho Criado, todos presentes en esta macroexposición, forman parte de la historia del arte contemporáneo español.

Andalucía y la modernidad. Del Equipo 57 a la generación de los 70 es la mayor y más completa exhibición de cuantas ha acometido el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC). La muestra, que se inaugurará el 16 de enero y estará abierta hasta el 7 de abril, ocupará todo el espacio expositivo del CAAC, ubicado en la Cartuja sevillana, antiguo monasterio de Santa María de las Cuevas.

ANDALUCÍA Y LA MODERNIDAD. DEL EQUIPO 57 A LA GENERACIÓN DE LOS 70

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo Monasterio de Santa María de las Cuevas. Sevilla Hasta el 7 de abril

La idea gira en torno a una hipótesis no escrita: Andalucía ha tenido modernidad a pesar de los andaluces. Aunque Mariano Navarro, comisario de la muestra, precisa que tal afirmación 'no es fruto de una cerrazón particular de la gente del sur, sino que puede trasladarse al resto de España sin miedo a equivocarse y que, en todo el país, fue una consecuencia directa del franquismo'.

'En esos años la creatividad parecía exclusiva de dos ciudades: Madrid y Barcelona, en las que se diluía el control estético de la dictadura. La influencia de estos núcleos fue tan fuerte que, en apariencia, anuló al resto del territorio. Por eso yo creo que sería más indicado hablar de artistas nacidos en Andalucía, no de artistas andaluces; ya que durante los años a los que nos referimos la mayoría de esos creadores trabajaba fuera de la comunidad', comenta Navarro, historiador del arte. 'Que nadie espere encontrarse con una enciclopedia del arte andaluz contemporáneo, es sólo una propuesta sobre la relación de los artistas andaluces -los que trabajaban tanto fuera como dentro de la comunidad- con las corrientes nacionales e internacionales', aclara el comisario, quien ha trabajado en la selección junto al artista Pepe Soto.

Para colgar Andalucía y la modernidad, organizada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el CAAC ha tenido que vaciar todas sus salas, incluso las permanentes en las que mostraba Punto de partida. Apuntes para una colección. 'Nuestra intención es contextualizar las piezas que tiene el centro. Andalucía y la modernidad no es un proyecto aislado, sino que habrá una segunda exposición que se ocupará de los años ochenta hasta 2000', adelanta José Antonio Chacón, director del CAAC.

La exposición comienza con una breve mirada a los maestros anteriores al Equipo 57. La sala Homenajes reúne a siete creadores de la primera mitad del siglo XX que hacen de puente entre Andalucía y las vanguardias internacionales. La suite de dibujos de Antonio Rodríguez Luna, realizada en la década de los treinta, es la pieza más antigua de la exposición. En Homenajes se reúnen obras de Manuel Ángeles Ortiz, Daniel Vázquez Díaz, Rafael Zabaleta, Francisco Mateos, Joaquín Peinado y José Caballero.

Los cinco artistas que fundaron en Córdoba Equipo 57 son los que oficialmente inician la muestra. Juan Cuenca, Ángel Duarte, Agustín Ibarrola, José Duarte y Juan Serrano hicieron posible que Andalucía se colocara a la altura de Barcelona, donde surgió Dau al Set, y Madrid, cuna de El Paso. La selección continúa con otro movimiento, Estampa Popular, un grupo que luchaba contra el régimen mostrando la crudeza de la vida rural. En esta sala podrán verse obras de Francisco Cortijo, Francisco Cuadrado y Cristóbal Aguilar, entre otros.

José Guerrero, el padre de la abstracción andaluza y el más internacional de toda la muestra, y Manuel Rivera, el único miembro andaluz de El Paso, son los únicos que cuentan con salas individuales. El comisario incluye a un mismo artista en periodos distintos atendiendo a los 'cambios que experimenta su trabajo'.

Entre los informalistas, Navarro ha seleccionado también obras de Manuel Barbadillo, el primero que utiliza el ordenador en España para crear sus obras modulares, Gerardo Delgado, Alfonso Fraile, Dámaso Ruano, Juan Suárez, Vicente Vela y Fernando Verdugo. En Pop y neofiguración se han colgado piezas de Francisco Molina -quien aunque no nació en Andalucía su trabajo como artista y comisario de exposiciones fue fundamental para despertar a Sevilla de un tedioso letargo-, Francisco Peinado, Félix de Cárdenas, Juan Romero o Eugenio Chicano.

Lo que muchos han bautiza

do como realismo intimista o realismo lírico sevillano, en esta muestra aparece bajo el epígrafe Naturalezas e incluye a Carmen Laffón, Teresa Duclós, José Luis Mauri, Miguel Pérez Aguilera o Joaquín Sáenz.

En Los setenta la lista se hace más larga. 'Entre los años cincuenta y setenta establecer un vínculo con la modernidad desde España fue muy duro, creo que a veces nos olvidamos de la presión que ejercía entonces la censura; por eso durante los últimos años del régimen y los primeros de la democracia el número de artistas creció', explica el comisario. Esa década de transición está representada por Chema Cobo, Guillermo Pérez Villalta, Manolo Quejido, José Ramón Sierra, Manuel Salinas e Ignacio Tovar, entre otros. El epílogo de la muestra apunta los Nuevos comportamientos en referencia al arte conceptual y lo hace con piezas de Alfonso Albacete, Nacho Criado y Sierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002