Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segura reivindica con unas jornadas que fue cuna de Jorge Manrique

La mayor parte de enciclopedias y libros de historia atribuyen el nacimiento del poeta Jorge Manrique a la localidad castellana de Paredes de Nava, en pleno siglo XV. Sin embargo, estudiosos e investigadores de la comarca jiennense de la Sierra de Segura llevan años intentando dar un giro a la historia y están empeñados en demostrar que la cuna del que fuera autor de las célebres Coplas a la muerte de su padre está en el municipio de Segura de la Sierra, donde su padre, Rodrigo Manrique, fue comendador durante la Baja Edad Media.

El Ayuntamiento de Segura de la Sierra y la Universidad de Jaén pretenden darle oficialidad al linaje con el que consideran uno de sus hijos más ilustres, según ha manifestado el alcalde, Manuel Cerdán. Para ello han organizado las primeras Jornadas Manriqueñas, que arrancan este próximo viernes en la residencia que la Universidad jiennense tiene en la localidad segureña, y que, como no podía ser de otra manera, lleva el nombre de Jorge Manrique. Además, uno de los atractivos turísticos de esta villa, declarada conjunto histórico-artístico, es precisamente una casa representativa de la arquitectura civil del Renacimiento, con un arco de medio punto y pequeñas columnas jónicas en su fachada y un letrero que informa al turista que en esa vivienda nació Jorge Manrique.

Las Jornadas Manriqueñas, que se prolongarán hasta el próximo domingo, no sólo abordarán la obra literaria y la ligazón de Jorge Manrique con Segura, sino también la influencia que tuvo en esta villa su condición de cabecera de la Encomienda Mayor de la Orden de Santiago a partir del siglo XIII.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2002