Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1 | AUTOMOVILISMO

Un grupo francés intenta salvar al equipo de Prost

La escudería Prost Grand Prix podría haber encontrado un patrocinador dispuesto a invertir algo más de 44 millones de euros (7.350 millones de pesetas) para salvar al equipo, que se encuentra bajo control judicial a causa de sus deudas, unos 30,5 millones de euros (5.000 millones de pesetas), según informaron ayer fuentes próximas a la marca. El servicio de prensa de la escudería aseguró que existen 'una decena de pistas serias [de posibles inversores] que deberán resolverse en la próxima semana'. El nuevo inversor, un grupo de empresarios franceses, que habría entrado en contacto con Alain Prost la pasada semana, se convertiría en el principal accionista de la escudería y propondría al cuádruple campeón del mundo asumir la dirección deportiva. La búsqueda de un nuevo socio es una condición indispensable para mantener la escudería, bajo control judicial desde el 22 de noviembre.

Tanto Prost como el administrador nombrado por la justicia aseguraron que el equipo desaparecería si no se encontraba un patrocinador antes del próximo día 15. La urgencia obedece al inminente inicio de la temporada de Fórmula 1. Si no participa en la próxima edición, la escudería, fundada en 1997, no cobrará los derechos de televisión de la temporada pasada, lo que supondrá la liquidación judicial y la venta de activos. La semana pasada, unos 200 trabajadores de la empresa se manifestaron ante la sede del Ministerio de Industria francés para recordar 'a las autoridades y a la opinión pública' que la escudería 'es algo más que Prost' y que su desaparición supondría 'la pérdida para Francia de una industria experta y difícil de encontrar'.

El año pasado, esta escudería logró la novena plaza de constructores de once participantes, con cuatro puntos. Prost posee el 51,3%; el brasileño Pedro Díniz, el 40%; LV Capital, el 5,4%; y Yahoo, el 2,9%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2002