Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado europeo más rentable

Los inversores ganan un 16,5% en 10 años

La Bolsa española es una de las más rentables de la UE, aunque en esta ocasión hay que traducir rentabilidad por una menor acumulación de pérdidas que el resto. Cuando sólo faltan dos sesiones para cerrar este ejercicio, el índice Ibex 35, el que reúne a las mayores empresas, pierde el 9,06%, un resultado que la hace destacar entre las grandes bolsas europeas y con el que únicamente Wall Street mantenía un comportamiento parecido.

Pero en la Bolsa el término rentabilidad no se refiere sólo a las plusvalías procedentes de la compra y venta de acciones. Los dividendos, las ampliaciones de capital gratuítas y la devolución de aportaciones son otras formas de remuneración al accionista que hay que tener en cuenta.

Las empresas cotizadas han repartido entre sus accionistas 1,1 billones de pesetas, un 20% que el año pasado.

Hasta finales de noviembre, las empresas españolas cotizadas en la Bolsa habían repartido entre sus accionistas 1,14 billones de pesetas, 6.896 millones de euros, cifra que supera en un 20% el total repartido en el ejercicio anterior y que multiplica por dos la de cinco años atrás.

Entre las plusvalías y los dividendos, la Bolsa española es la más rentable entre los grandes mercados, ofreciendo una rentabilidad anual acumulada del 16,5% a lo largo de los 10 últimos años. Este dato contrasta con la pérdida del 7,22% que ofrece la Bolsa la cierre del pasado viernes, según el índice general de la Bolsa de Madrid, y es un ejemplo de la diferencia entre la inversión a corto y a largo plazo. Sólo la Bolsa suiza se acerca a ese nivel con una rentabilidad media del 15,8%, mientras que Estados Unidos ofrece el 12,9%, Francia el 12,7%, Alemania el 10,9% y el Reino Unido un 10,3%.

Estos datos confirman el carácter óptimo de la Bolsa como objeto de inversión estable, es decir, a largo plazo, algo que en momentos como el actual conviene recordar aunque resulte complicado vencer la tentación de venderlo todo en momentos de crisis aguda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001