El plan de usos del Puerto de Málaga recibe 103 alegaciones

La larga y tortuosa tramitación del Plan Especial del Puerto de Málaga no acaba. El proyecto urbanístico llamado a transformar el centro de la ciudad no acaba de cuajar. Las modificaciones introducidas por el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria, negociadas entre ambos durante más de un año para intentar hacer frente al clamor popular en contra del proyecto, ha vuelto a recibir un aluvión de alegaciones. La Gerencia de Urbanismo contabilizó ayer 103, a las que todavía habrá que sumar las enviadas por correo.

El alcalde de Málaga tiene ante sí una difícil papeleta pues sabe que el proyecto tiene una fuerte contestación social. Además, hay alegaciones que amenazan con paralizar el proceso de aprobación, ya que cuestionan jurícamente los cambios introducidos, como las realizadas por el Colegio de Arquitectos y la Academia de Bellas Artes de San Telmo.

Los recurrentes piden que se anule la tramitación del plan que sólo aborda el desarrollo de los muelles 1 y 2, a pesar de que ya en 1998 se aprobó un plan por unanimidad para todo el recinto portuario bajo parámetros radicalmente distintos. Según el arquitecto Salvador Moreno Peralta, las modificaciones suponen 'una interpretación torticera del plan' porque concentra en el muelle 2 los usos que estaben previsto en el 4 y la plataforma de San Andrés. Según su opinión, estos cambios requieren una modificación de elementos del Plan General de Ordenación Urbana, advertencia que ya hizo en su día la Junta e incluso los técnicos municipales de Urbannismo.

Tráfico y espacio

En las alegaciones se resalta la asusencia de un estudio de impacto medio ambiental, pues el que existe se refiere al plan global y no a las actuaciones ahora introducidas, y que no hay dictamen de la Comisión Provincial del Patrimonio. Uno de los aspectos más criticados son los problemas de tráfico que puede ocasionar la creación de una gran zona comercial en el muelle 2. Además, el Colegio de Arquitectos llega a plantear dudas de que la zona comercial quepa en el espacio en el que ha sido diseñada. 'Se va a levantar un edificio de multicines sobre 280 metros de largo y con 19 de alto y apenas van a quedar cinco metros de acera, ya que es difícil encajar el volumen proyectado, explicó ayer Juan José Gutiérrez Sordo, presidente del Colegio de Arquitectos de Málaga.

De otro lado, el equipo de gobierno, del PP, sacó adelante en el pleno municipal de ayer y con fuertes críticas de la oposición, la modificación al PGOU que levanta la limitación a 10.000 metros cuadrados de techo máximo para las grandes superficies comerciales que se instalen en la ciudad. En la misma sesión, los populares llevaron por moción urgente la aprobación de tres proyectos que se se beneficiarán de este cambio en un intento de que sean tramitados antes de la entrada en vigor de la moratoria para grandes superficies que la Junta declarará a partir del 1 de enero de 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.

Se adhiere a los criterios de