Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Vicent Franch, político

El pasado lunes, en estas páginas, el amigo Franch, refiriéndose a unas palabras que pronuncié en una conferencia en la Universidad de Alicante, inaugurando un ciclo en homenaje al profesor Sanchis Guarner, aprovecha la circunstancia para relatar el acto del entierro del ilustre valenciano y de la actitud que el PNPV adoptó en el mismo. Dice Franch: 'El día del entierro se quiso evitar su politización, y tuve con Burguera una discusión muy seria sobre qué hacer a cuenta de que la familia no deseaba relieve político para el mismo. El PNPV, pues, renunció a hacer lo que debía, por si ahora no se recuerda'. El PNPV, he de aclarar ahora, no hizo otra cosa, bajo mi responsabilidad, que respetar el deseo de la familia. Que era lo que debía. Se lamenta Franch de que 'cuando nos dimos cita en aquella mañana fría de diciembre en la plaza de Cánovas pudimos comprobar que a pesar de aceptar con desgana no politizar el acto, por respeto a los deseos de la familia, el PSPV-PSOE monopolizó la primera fila de los deudos no familiares de manera ostensible'. Y echa en falta, por lo visto, que nosotros, los del PNPV, no hubiésemos estado en primera fila como partido político para evitar la monopolización del PSPV-PSOE. No participo de esa opinión. Entre otras cosas porque, según dice Franch, 'don Manuel aceptó poco antes de su muerte la militancia (en el PNPV)'. Habría sido una falta de respeto a la familia, que no deseaba ningún relieve político para el acto, que el propio partido en el que Sanchis Guarner tenía previsto militar, fuese el que rompiése el deseo familiar. ¿Que el PSPV-PSOE monopolizase la primera fila de los deudos no familiares de forma ostensible? ¡Allá ellos! Durante mi paso por la política habré tenido muchos errores, como es lógico. Hay dos cosas que siempre he tenido presentes: ser coherente con mis ideas, comprometido con mi pueblo, y no echar a correr ni ir dando empujopnes para salir fotografiado en primera fila cualquiera fuese el acontecimiento. Y en el entierro de Sanchis Guarner, el PNPV hizo lo que debía: respetar los deseos de la familia.

fburguera

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2001