_
_
_
_

El PP considera el patriotismo constitucional aún más válido tras los atentados terroristas contra EE UU

Javier Casqueiro

La ponencia estrella del XIV Congreso Nacional del PP, El patriotismo constitucional del siglo XXI, que defenderán el catalán Josep Piqué y la vasca María San Gil, quiere ser un 'concepto marco de futuro' para compartir sobre todo con el PSOE y los demás partidos, incluidos los nacionalistas no excluyentes, especialmente los valores y principios del Pacto Antiterrorista. Esa idea se considera particularmente válida y exportable tras los atentados contra EE UU del 11 de septiembre. El PP sostiene que el patriotismo constitucional 'es una adhesión crítica y moralmente exigente' que 'no convierte en algo absoluto el hecho de pertenecer a un grupo nacional'. Y agrega: 'Es la cultura política de este tiempo que comparten los países democráticos de Occidente'. El PP aprovecha para reafirmar la validez de la Constitución como está y para definir España como una nación plural y un Estado de las Autonomías 'más descentralizado que los Estados federales'.

Más información
Cartas:: La opinión de los lectores

Todas las organizaciones territoriales del PP disponen desde ayer de las cuatro ponencias que se debatirán en el XIV Congreso Nacional del partido convocado para los días 25, 26 y 27 de enero. En la noche del lunes se enviaron vía Intranet y ahora los casi 3.000 compromisarios y las distintas juntas tendrán hasta el 9 de enero para tramitar sus enmiendas.

El secretario general del PP, Javier Arenas, explicó ayer las ideas básicas de esos textos acompañado del coordinador de las ponencias, Eugenio Nasarre, que ha mantenido en estas semanas hilo directo tanto con los ocho ponentes como con el jefe de gabinete del presidente José María Aznar en La Moncloa, Carlos Aragonés. La ponencia que más trabajo y tiempo conllevó fue la de El patriotismo constitucional del siglo XXI, por el proceso de pulir su lenguaje para no levantar más ampollas de las necesarias. El PP no quería enfrentarse ni con el PSOE por la paternidad del término que tanto gusta al nuevo equipo de José Luis Rodríguez Zapatero ni a los demás partidos, incluso los nacionalistas como CiU, a los que se reconoce su labor en el desarrollo de la Constitución.

El PP ensalza en ese discurso el éxito de la Constitución de todos, de cualquier ideología y sensibilidad, que reconcilió 'las dos Españas' y que no debe ser monopolizada por nadie. En ese contexto, que se define como de reflexión abierta, plural y tolerante, el PP defiende que la Carta Magna no debe ser puesta en cuestión ni siquiera cada 25 años, porque se ha demostrado que ha funcionado bien, para no conducir el modelo de Estado a la incertidumbre y para no caer en los errores del constitucionalismo del siglo XIX o en los históricos 'conflictos superados' del denominado 'laberinto español'.

Para el PP, el Estado español posee un 'grado de descentralización política igual, sino superior, a la de los Estados federales'. 'España ha dejado de ser un problema. Hoy es una magnífica oportunidad'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Javier Casqueiro
Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_