Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN LA ANTESALA DE LAS TRANSFERENCIAS SANITARIAS

Cuatro pilares para garantizar los derechos del paciente

Un sistema sanitario que se adapte al paciente, y no al revés. Ésta es la idea central con la que el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, defiende su modelo sanitario. Y estas son las herramientas con las que pretende conseguirlo:

- Las agencias sanitarias

A Echániz le gusta comparar a las agencias sanitarias con las turísticas: un lugar al que los más de 5.200.000 madrileños que tienen tarjeta sanitaria de identificación, según el Insalud, acudan para organizar sus viajes por el mundo sanitario. El paciente valora tres cosas para elegir un centro sanitario: la proximidad del hospital a su casa, el tiempo de espera para ser intervenido quirúrgicamente y la confianza que le inspire el médico.

Toda esta información la recibirá el ciudadano en las agencias para que decida dónde y por quién quiere ser operado. Tendrá a su servicio un gestor sanitario que le reservará los servicios sanitarios elegidos y le hará todo el papeleo necesario. Sanidad abrirá unas 50 agencias en la región, según el viceconsejero Juan José Bestard.

- Red Sanitaria Única

Todos los hospitales (públicos y privados) que las agencias ofrecerán al paciente quedan integrados en la Red Sanitaria Única de Utilización Pública. Los centros privados tendrán que 'demostrar que cuentan con los mismos recursos técnicos y humanos que los públicos' para poder operar a los ciudadanos a cargo de la sanidad pública.

- El Defensor del Paciente

Una personalidad prestigiosa que defienda a los pacientes cuando se sientan perjudicados por la sanidad pública. El Gobierno regional ha creado con este objetivo la figura del Defensor del Paciente, que hará 'de intermediario en los conflictos'. Acumulará 'quejas, reclamaciones y sugerencias' que servirán para 'corregir' las disfunciones de la sanidad pública, según sostiene Sanidad.

El Defensor del Paciente será elegido, remunerado y, en su caso, destituido por Ruiz-Gallardón a propuesta de Echániz. El presidente regional aseguró, sin embargo, que el prestigio de la persona que ocupe el cargo -aún está por nombrar- hará que su independencia no sea puesta en duda.

- 'Instrucciones previas'

Con este documento el paciente podrá decidir a qué tratamientos no quiere ser sometido, según su conciencia. Las instrucciones deben constar por escrito para aplicarlas cuando el deterioro físico le impida expresarse. Serán de obligado cumplimiento para los médicos, incluso cuando supongan rechazo a terapias que puedan alargar la vida. El límite será la ley vigente (que prohíbe la eutanasia activa) y la ética médica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001