MERCADOS

Aumenta la inquietud

El deterioro económico afecta a las cotizaciones bursátiles

El índice Ibex 35 ha perdido en esta semana el 4,84% debido a la acumulación de una serie de factores que han cuestionado la reciente recuperación de las bolsas.

Los inversores se han encontrado con la confirmación de que la ralentización de la economía sigue su curso y que, además, puede prolongarse más tiempo del previsto. La firma Merrill Lynch ha anunciado que espera que la economía estadounidense siga en recesión durante todo este invierno y que la recuperación se iniciará en primavera. Un día antes, la Reserva Federal ya había preocupado a los inversores al rebajar en 0,25 puntos los tipos de interés hasta dejarlos en el 1,75%, el nivel más bajo de los últimos 40 años. Los intentos que hace el banco emisor estadounidense para sacar a la economía de la recesión son notables, pero en esta ocasión los inversores han encontrado en la medida más motivos de preocupación que de contento. La Fed anunciaba la rebaja de tipos advirtiendo de que la desaceleración de la economía sigue su curso, por lo que no se descartan nuevos descensos al comienzo del próximo año.

Los inversores tuvieron en aquella jornada algunas dudas sobre el comportamiento a seguir, y fue ésta la única ocasión en que se lograba una subida de los índices. A partir de ese momento sólo han llegado confirmaciones sobre el constante deterioro de la economía, a las que ni siquiera faltó el BCE.

La OCDE anunció que el crecimiento en el tercer trimestre ha sido nulo, y el Banco de Francia puso la guinda en la sesión de cierre al rebajar en una décima sus previsiones sobre el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre y aventurar un crecimiento de sólo el 0,1% en el primer trimestre de 2002. Los inversores han tomado buena nota de estos datos por llegar de la que consideran la economía más dinámica entre las principales de la UE.

El mercado de valores español se dejó llevar por la corriente, aunque su comportamiento ha venido siendo el más tranquilo del conjunto de bolsas de la UE. La crisis argentina, que también ha empeorado hasta límites insostenibles, apenas ha pasado factura a los grandes valores españoles, al considerar los analistas que los recortes que acumulan en el conjunto del año -en torno al 15% para los dos grandes bancos y Telefónica- es suficiente descuento.

Las perspectivas para el final del ejercicio son confusas, puesto que se espera que los resultados empresariales empiecen a reflejar ese deterioro que, por el momento, sólo aparece en los datos macroeconómicos o en las previsiones oficiales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS