Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una amistad de algo más de cuatro años que nunca fue oficial

La relación del príncipe Felipe y la modelo Eva Sannum comenzó en el otoño de 1997, cuando ella acababa de llegar a Madrid para trabajar como modelo. Pero se habían conocido meses antes, cuando en una fiesta privada les había presentado el príncipe Haakon de Noruega. Unas fotos en un restaurante del Madrid de los Austrias y otras en el Pantano de San Juan tomando el sol delataron que entre la pareja había algo más que una amistad. Don Felipe siempre intentó que sus encuentros fueran lo más discretos posibles, pero ante el acoso de la prensa, Eva Sannum decidió regresar a Oslo para proseguir con su carrera de modelo y sus estudios. A pesar de las distancia, la relación continuó.

En el verano de 1999 realizaron un viaje a India, acompañados de otros amigos. Ese viaje fue objeto de un reportaje que dio pie a comentarios sobre la solidez de su relación, que para entonces estaba a punto de cumplir dos años. En octubre de ese año, el príncipe Felipe se reencontró con Eva Sannum en la estación de esquí de Frognersetren, en Noruega. Casi todas las citas de la pareja se producían en el extranjero y arropadas por amigos.

Ambos continuaron viéndose con cierta asiduidad durante 2000. En el verano de ese año pasaron juntos una larga temporada, y en noviembre los dos fueron de nuevo descubiertos en un cine en Oslo, aunque esta vez no hubo foto porque salieron de la sala sin ser vistos. En diciembre, don Felipe y Eva Sannum viajaron con un grupo de amigos a una isla del Caribe. El príncipe de Asturias había asistido días antes a la toma de posesión del presidente mexicano, Vicente Fox. Una cacería en Alemania y una estancia en Saint Moritz (Suiza), cuyas imágenes también fueron captadas, confirmaron que los contactos proseguían.

Boda en Oslo

Durante el último año los rumores de un anuncio oficial de compromiso fueron insistentes. En abril la modelo viajó a Madrid coincidiendo con su cumpleaños, donde se dejó ver con don Felipe en un restuarante del paseo de La Castellana y de compras por la calle Almirante. En mayo se les vió en París, donde pasaron un fin de semana en compañía de varios amigos. El 25 de agosto fueron fotografiados durante la boda del príncipe Haakon y Mette-Marit en Oslo. Era la primera vez que el heredero y la modelo eran retratados juntos en un acto público. Un día después, la Casa del Rey reconocía la 'amistad' entre ambos. Desde entonces los encuentros se fueron espaciando y ayer don Felipe daba por concluida una relación que nunca fue oficial durante los poco más de cuatro años que duró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001