Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La altura del metro

Les escribo haciendo referencia a la carta que se publicó el pasado 3 de diciembre en relación con el metro. Soy un estudiante de 19 años; por lo tanto, este medio de transporte público lo utilizo diariamente y aseguro que es el mejor ofrecido en toda la capital, ya que en el autobús, en cuanto haya un poco de atasco, olvídate de llegar a tu hora.

Me quería referir al tema de los nuevos diseños de los trenes. Estoy de acuerdo con que las generaciones pasadas eran y son más bajas que las nuevas, pero, posiblemente, quienes más utilizamos el metro somos los jóvenes. Nosotros, en concreto yo, no podemos bajar o subir de los vagones sin bajar considerablemente la cabeza y, por ejemplo, en los nuevos trenes 6000 (línea 9), en los asientos de cuatro, no sólo a mí, sino a casi todo el mundo, no le caben las piernas.

Respecto a las barras, las nuevas unidades (coches 2000, los nuevos trenes de las líneas 2, 3, 4 y 5) están dotadas con barras cada dos asientos a la altura de la cadera, de donde se puede uno agarrar perfectamente sin hacer ningún tipo de esfuerzo, cosa que antes no había, sin ir más lejos, en los polémicos y antiguos trenes de la línea 5.

Como joven, reivindico el horario ininterrumpido los viernes, sábados y vísperas de fiestas, al igual que Valencia, otra ciudad con metro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001