Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla logra una obra en Picassent gracias al cambio de criterio de UV

El sorprendente cambio de criterio del único concejal de Unión Valenciana en la corporación municipal de Picassent fue decisivo para adjudicar las obras de urbanización del polígono industrial La Coma a la empresa Calviga, del constructor Luis Batalla, por un importe cercano a los tres mil millones de pesetas.

Tres empresas optaron a la urbanización del polígono La Coma con ofertas que oscilaban entre 2.395 y 3.194 millones de pesetas. Cuando el asunto se debatió en la comisión municipal de urbanismo, el PP, con ocho concejales, se inclinó por la opción de Calviga. Pero el PSPV, con siete, y el representante de UV, Fernando Chiner, apostaron por la oferta más barata. El único representante del BNV optó por apoyar la tercera propuesta.

Chiner preside la comisión municipal de Urbanismo y tiene voto de calidad. La alternativa más barata se impuso. El concejal de UV, además, criticó varios aspectos técnicos del proyecto que defendía el PP.

Sin embargo, el pleno que debía proceder a la adjudicación definitiva del contrato de obras, celebrado a finales de noviembre, fue precedido por una convocatoria urgente de la comisión de urbanismo apenas dos días antes, donde el concejal de UV cambió de parecer y se inclinó por la opción que venía defendiendo el PP. También cambió de parecer el único concejal nacionalista, pero su voto ya no era decisivo.

El pleno acordó conceder a Calviga las obras a condición de que introdujera varias mejoras previstas en la opción más barata, de la empresa Promouni.

Promouni, además, había ofrecido ejecutar el proyecto de Calviga por mil millones menos, pero su oferta quedó descartada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2001