Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Sevilla aplicará desde enero un decálogo de medidas para controlar la movida

Una de las iniciativas incluidas en el plan es promover el desarrollo de 'botellódromos'

'Sevilla es convivencia'. Ése es el nombre que el Ayuntamiento de Sevilla ha dado al 'plan integral para una movida más sana y menos molesta' con el que la Mesa para la Convivencia Ciudadana en la Noche de Sevilla, que además de al ayuntamiento incluye al resto de administraciones públicas y a asociaciones y colectivos, quiere luchar contra los efectos negativos de la movida juvenil en la capital hispalense. El plan, que incluye un decálogo de medidas concretas y empezará a aplicarse en enero, fue presentado ayer por el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Una de las iniciativas previstas consiste en 'el desarrollo de espacios alternativos para la práctica del ocio juvenil'.

El plan presentado ayer tiene tres líneas de actuación: la coordinación de servicios operativos, más centrada en las tareas de limpieza de las zonas de movida y en las actuaciones de los servicios públicos de seguridad; acciones socioeducativas y de salud, tendentes a corregir comportamientos y hábitos perjudiciales de los jóvenes; y alternativas de ocio joven, para aumentar la oferta actual, muy limitada por el fenómeno de la movida. Según el estudio de la propia mesa, hasta 130.000 jóvenes salen de noche cada sábado en Sevilla, 50.000 de los cuales hace botellón (consumo en la vía pública de bebidas alcohólicas adquiridas en tiendas).

En el primer apartado, las medidas diseñadas incluyen, como primer paso, la localización de las zonas de movida y la decisión de los objetivos a conseguir en cada una de ellas. Luego está prevista la creación de un centro de coordinación operativa (Cecop) similar al que el Ayuntamiento implantó la pasada semana santa y que funcionará durante los fines de semana.

Ese centro dirigirá la actuación de grupos especiales de cada delegación municipal y administración pública participante. Entre ellos, la policía local controlará las infracciones de tráfico y el uso del casco en motocicletas, hará controles de alcoholemia y aplicará la ordenanza de ruidos; y el Cuerpo Nacional de Policía se encargará de la seguridad ciudadana (requisa de armas blancas e identificación y detención de autores de actos vandálicos).

Otras medidas previstas son aplicar la ley para poner límites a la venta de bebidas alcohólicas en gasolineras y tiendas abiertas hasta la madrugada, evitar abusos en el ejercicio del derecho de admisión en bares y discotecas o la ampliación del bus nocturno, que funcionará durante toda la noche hasta el inicio de los servicios regulares.

Las iniciativas socioeducativas incluyen un 'bus de la salud', un programa de fomento de consumo responsable, un servicio de atención de urgencias, una 'escuela de ciudadanía' y un programa de atención social para jóvenes con conductas asociales o incívicas.

Por último, entre las alternativas de ocio que el plan propone están las deportivas y culturales, como conciertos, cine o teatro. En este grupo se incluye la idea de crear 'espacios nuevos en los que el ocio juvenil no colisione con el derecho al descanso de los vecinos'. Monteseirín explicó que se piensa en espacios del patrimonio urbano en desuso, una idea que encaja a la perfección con el botellódromo que el Ayuntamiento ha barajado construir en el Muelle de las Delicias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2001