Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cándida Martínez defiende la utilidad de sus planes, que el PP tacha de 'vacíos'

La consejera de Educación, Cándida Martínez, abogó ayer por el reconocimiento al profesorado, la mejora de las infraestructuras y la igualdad de derechos como bases para la calidad educativa y resaltó que este tipo de acciones han permitido que la calidad del sistema llegue a todo el alumnado por igual. Martínez, que compareció ante la comisión de Educación del Parlamento andaluz, defendió la utilidad de los planes de su departamento y afirmó que también son necesarias medidas de desarrollo de infraestructuras y equipamientos para el correcto funcionamiento del sistema y de impulso a la acción educativa del profesorado.

Así, Martínez resaltó entre las iniciativas de su departamento el plan para fomentar la igualdad de derechos en la educación, las acciones para reforzar las políticas de solidaridad y al refuerzo del sistema de orientación educativa, para lo que trabajan en una normativa que actualice los equipos de orientación educativa a las nuevas necesidades. La consejera recordó que los presupuestos andaluces para 2002 destinan 10.000 millones de pesetas al apoyo de las familias y que la Junta hasta hoy ha invertido más de 90.000 millones de pesetas en la construcción de 205 nuevos centros, y que ha destinado más de 20.000 millones a nuevos equipamientos.

Por su parte, el diputado popular Santiago Pérez criticó los planes enunciados por la consejera y la acusó de presentar medidas 'vacías de contenido e ineficaces para acabar con el mayor problema de la educación: el fracaso escolar'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 2001