Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García-Valdecasas tacha de 'iluminados' a quienes buscan reformar la Constitución

La delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas, calificó ayer de 'visionarios e iluminados' a quienes defienden la reforma de la Constitución, en alusión al PSC-Ciutadans pel Canvi, Esquerra Republicana (ERC) e Iniciativa-Verds (IC-V), que han elaborado una propuesta de autogobierno que incluye la reforma del Título III de la Constitución para convertir el Senado en cámara de representación territorial.

Las palabras de García-Valdecasas provocaron ayer mismo la reacción de ERC, cuyo portavoz, Joan Ridao, las consideró 'una muestra de intolerancia y de carácter antidemocrático' impropias del cargo que desempeña. Por esta razón, Ridao pidió la dimisión de la delegada del Gobierno. El diputado de ERC destacó que García-Valdecasas ha mostrado 'una grave ignorancia' de los mecanismos de reforma previstos en el Título X de la propia Constitución.

El discurso de la delegada del Gobierno fue pronunciado en un acto celebrado en Barcelona para conmemorar el vigesimotercer aniversario de la Constitución. En esta alocución afirmó que las cualidades de la Constitución 'no son valores a los que podamos ni debamos renunciar, ni menos poner en riesgo, dando pábulo a visionarios e iluminados que la quieran reformar irresponsablemente cuando esto supone dar bazas a aquellos cuya actividad política se basa en la negación de España como método de autoafirmación desde el fundamentalismo excluyente'.

García-Valdecasas insistió también en que la Delegación del Gobierno en Cataluña no desaparecerá, en respuesta a quienes defienden que las funciones de la Administración periférica del Estado sean ejercidas por las comunidades autónomas. La supresión de la Delegación del Gobierno figuraba en los borradores que los grupos parlamentarios de la izquierda estudiaron para elaborar su propuesta para la mejora del autogobierno catalán, aunque no fue incluida en la redacción final del documento.

'La Administración General del Estado seguirá sirviendo a los intereses de los ciudadanos de Cataluña', aseguró la delegada. Y luego precisó el alcance que el PP da al concepto de administración única, que fue acuñado por el hoy presidente fundador de este partido, Manuel Fraga. 'No hay que confundir administración única con única administración', especificó García-Valdecasas. La primera supone evitar duplicidades entre administraciones y coordinar sistemas de gestión.

En su discurso, la delegada recordó que 'el 91% de los catalanes votó a favor de la Constitución', y ha opinado que el texto que se aprobó en el referendo del 6 de diciembre de 1978 es el 'referente que ha sustentado la modernización de nuestro país'. Destacó también que el texto constitucional 'no fue fruto de la improvisación' y es un elemento 'dinamizador' de la democracia.

Esta intervención de García-Valdecasas mereció un duro juico de Ridao. 'Con sus constantes salidas de tono, errores en los dispositivos policiales a su cargo, la obsesión enfermiza en crear un fenómeno de violencia en la calle, y la crispación que esta conducta ha provocado en la sociedad catalana, la delegada del Gobierno se parece cada vez más a la reencarnación del personaje cinematográfico del policía Torrente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2001