Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos presos huyen de una cárcel de Barcelona tras serrar los barrotes y anudar las sábanas

Toda la oposición censura la seguridad de las prisiones y exige que se adopten medidas

A la antigua. Dos presos se fugaron en la madrugada del domingo de la prisión barcelonesa de Brians tras serrar los barrotes de su celda, descender al patio con sábanas y saltar tres muros. Dos internos más que les acompañaban en su huida fueron sorprendidos cuando se escapaban. El consejero de Justicia del Gobierno catalán, Delfí Guàrdia, admitió ayer que en esa prisión existe una 'zona oscura' que escapa a la vigilancia de los sistemas de seguridad. En lo que va de año, 191 presos se han escapado de las cárceles catalanas, la mayoría aprovechando un permiso.

La huida se produjo poco antes de las cinco de la mañana de ayer y se inició en el módulo 3 de la prisión de Brians, situada en Sant Esteve Sesrovires, a unos 30 kilómetros de Barcelona. Los dos presos huidos son David Durán Ureña, de 26 años, que cumplía desde 1997 una condena de 12 años de cárcel por homicidio, y Jordi Cruz Arjona, de 28, acusado de robos con violencia y otros delitos y encarcelado desde 1991.

Los cuatro reclusos estaban en dos celdas separadas, serraron los barrotes con una pequeña sierra y se descolgaron con unas sábanas anudadas. Ya en el patio del módulo tercero, los presos se hicieron con una portería de fútbol para saltar el muro y accedieron a la zona del perímetro. Allí volvieron a saltar otra pared por métodos que se desconocen, hasta alcanzar el llamado camino de ronda. Se trata de una vía de servicio utilizada únicamente por los vehículos de suministro de la cárcel o de la policía, en la que las medidas de seguridad son menores y sólo hay instaladas unas cámaras de vigilancia. El consejero catalán aseguró ayer que esa es una 'zona oscura' y admitió implícitamente que las cámaras de vigilancia pudieron fallar. Los cuatro presos recorrieron unos 700 metros de ese camino, hasta llegar a la puerta por la que entran los vehículos, donde el muro es más bajo, y eso fue aprovechado para conseguir la libertad.

En el muro principal

Los reclusos que fueron detenidos cuando estaban encaramados a ese muro principal son Mateo Hidalgo Díaz, de 31 años, y Marco Antonio Romero Castillo, de 27. A las 19.15 de ayer, la Policía Local de Pallejà, municipio cercano a la cárcel, detuvo a uno de los fugitivos, Jordi Cruz Arjona, después de que algunos vecinos advirtieran de la presencia de un sospechoso. El detenido había huido por el mismo método el pasado 17 de enero junto a otra persona de la prisión de Quatre Camins, otra de las que la Generalitat ha construido desde que tiene traspasadas las competencias penitenciarias. En lo que va de año se han evadido de las cárceles catalanas 191 personas, aunque 168 son presos que no regresaron de permiso. Otras 16 fugas las efectuaron reclusos que aprovecharon una salida programada con los educadores para poner tierra de por medio.

La última de estas fugas ocurrió el 25 de noviembre, cuando dos presos de Quatre Camins, uno de ellos condenado por varias violaciones, se escaparon al salir a jugar un partido de fútbol. De los siete restantes, cuatro se han fugado del interior de la cárcel y los otros tres han aprovechado algún traslado. Uno de ellos fue Manuel Brito, que huyó al salir de un hospital de Lleida cuando le esperaba otro recluso fugado, Francisco Javier Picatoste, que disparó contra dos agentes de los Mossos d'Esquadra. Ambos fueron detenidos el 16 de noviembre y en su huida se les acusa de matar a un joven y violar a su novia. Ayer también fue detenido otro preso peligroso huido el día 6 de la cárcel Modelo de Barcelona.

Todos los partidos de la oposición de Cataluña censuraron ayer, con matices, al Gobierno de Jordi Pujol por estas fugas. El Partit dels Socialistes considera que ha existido 'falta de previsión' del Ejecutivo catalán, mientras que el PP considera 'preocupante' la seguridad de las prisiones catalanas. Esquerra Republicana, por su parte, recordó que hace tiempo que pidió un plan para evitar fugas e Iniciativa per Catalunya considera que la política penitenciaria de la Generalitat en materia de seguridad crea 'alarma social'.

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, también se refirió a estas fugas y se mostró 'absolutamente convencido' de que el Gobierno de CiU tomará las medidas necesarias para evitar más evasiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2001