Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA UNIVERSITARIA

600 autobuses fletados por grupos estudiantiles, el PSOE y sindicatos

Los sindicatos, las asociaciones estudiantiles y el PSOE fletaron más de 600 autobuses para trasladar a sus afiliados y seguidores de todo el país a la macromanifestación que se celebró ayer en Madrid. Pero no todos los alumnos y profesores viajaron gratis total: a algunos estudiantes de Andalucía, Galicia o Cataluña les tocó pagar hasta 1.000 pesetas para poder unir sus voces en la capital contra la reforma universitaria promovida por la ministra de Educación, Pilar del Castillo.

El PP acusó a estos sectores de 'fomentar la algarada' por haber financiado los viajes en autobús. E incluso, su portavoz, Rafael Hernando, llegó a recomendar al principal partido de la oposición un 'cambio de actitud'. 'Nunca pensamos que el PSOE iba a caer tan bajo como para pasar de ser un partido político a constituirse en una especie de agencia de viajes', manifestó el pasado jueves al enterarse de que los gastos del transporte no iban a ser sufragados por los propios estudiantes y profesores.

'También lo hizo la derecha'

'El PSOE ha facilitado el viaje a Madrid para que sus afiliados puedan ejercer un derecho fundamental', le recriminó Carme Chacón, la secretaria socialista de Educación, quien declinó explicar cuántos autobuses pagó su partido. Y agregó: 'Lo que debe plantearse el Gobierno es si cree seriamente que un chaval es capaz de meterse 18 horas de viaje en un autobús tan sólo porque le sufraguen los gastos del viaje. La respuesta es no. Pero parece ser que a la ministra no le gusta que la militancia ejerza este derecho constitucional'.

Fernando Lezcano, secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO -quien calculó que los precios para fletar los autobuses oscilaron entre las 60.000 y las 80.000 pesetas-, afirmó que las secciones sindicales de las universidades fueron las encargadas de sufragar los gastos. Cuando el dinero con el contaban no era suficiente, o bien vendieron bonos a 1.000 pesetas 'a personas que quisieron apoyar la manifestación aunque no pudieran acudir', o fueron las federaciones sindicales de las distintas comunidades las que lo enviaron.

'Si convocamos a la gente a Madrid es más que razonable que les pongamos las máximas facilidades, ¿dónde está el pecado? Lo significativo es que vengan a manifestarse un sábado tras muchas horas en autobús', dijo Lezcano. Y se preguntó: '¿Acaso no lo hizo la derecha cuando se manifestaron contra la LODE en 1984?'. Pero el PSOE y los dos sindicatos convocantes no fueron los únicos en sufragar los gastos del viaje. Las propias asociaciones de estudiantes -como el Consejo de Estudiantes de la Universidad del País Vasco que pagó los autobuses al 100%- costearon los viajes de sus seguidores con las subvenciones que reciben anualmente de las universidades para las distintas actividades que realizan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2001