Reportaje:

Jaque de 11 menores a la policía

Las fuerzas de seguridad tan sólo han logrado apresar a uno de los jóvenes fugados de Carmona

Sorpresa. La fuga de 18 menores tras el asalto a mano armada de un centro de reforma en Carmona hace ya una semana supuso una verdadera sorpresa. Violento y nuevo, el suceso dejó al descubierto un vacío en el que no habían sabido navegar ni las administraciones central y autonómica, ni los magistrados, ni las fuerzas de seguridad. Una semana después, 11 jóvenes, delincuentes todos y carne habitual de comisaría en la mayoría de los casos, siguen burlando a policías y guardias civiles. La cara criminal es ahora más apremiante que la política o administrativa.

La fuga abrió un tibio debate sobre la Ley de Responsabilidad Penal del Menor. Una norma que gusta a la mayoría por su espíritu, pero que casi nadie aprueba cuando se ejecuta. La Junta de Andalucía encajó las críticas sobre las medidas de seguridad del centro Los Alcores y uno de sus altos cargos llegó a admitir que una fuga como ésta 'era previsible'. Ahora, en lo policial, es la Delegación del Gobierno la que pinta de normalidad el suceso. El mensaje es que 'no es tan fácil atrapar a un menor'.

Sólo un detenido

La realidad es que de los 18 fugados tan sólo uno ha sido detenido. Cuatro de ellos fueron apresados al estrellarse tras unos minutos de fuga con el coche que habían robado. Otros dos, eligieron entregarse en el centro de Carmona. El único logro policial ha sido la detención el pasado jueves de uno de los menores que se dirigía a Mengíbar en autobús.

Entre los 11 jóvenes que aún permanecen fugados, destaca el caso de S. S. R., condenado por participar en el crimen de la movida de Jaén, en noviembre de 2000. Desde la Comisaría de Policía de Jaén se afirma que tienen controlado su entorno, pero el condenado por homicidio sigue huido, informa Carmen del Arco.

Los cuatro jóvenes a los que busca la policía de Sevilla, no tienen delitos de sangre, pero sí son expertos en el uso de armas y cuentan con un amplio historial delictivo por atracos y robos. Algunos de ellos han sido detenidos más de una treintena de veces.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Precisamente, de los menores sevillanos es de los únicos de los que hay constancia de que hayan vuelto a delinquir: fueron identificados por el atraco a una gasolinera, horas después de la fuga.

Los grupos de atracos y menores los buscan, a ellos y a los que asaltaron el centro. Pero sin resultado alguno. 'Son chavales expertos en huir, nunca duermen en el mismo sitio y pasan constantemente de una barrio a otro, son jóvenes, pero profesionales y experimentados', asegura una fuente cercana a las investigaciones. La policía de Málaga tampoco ha logrado encontrar a los dos jóvenes ladrones que busca.

Tanto desde la Guardia Civil -que lleva las diligencias de la fuga- como del Cuerpo Nacional de Policía se asegura que por el hecho de ser menores no son menos astutos para escabullirse. Oficialmente, no se habla y en privado se rechaza con vehemencia que sea un fracaso policial.

El fiscal jefe de la Audiencia de Sevilla, Alfredo Flores, (famoso por su rigidez con las actuaciones policiales) tampoco cree que se pueda hablar de fracaso ni de descoordinación. El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, dice que quizá se esté tardando 'más de la cuenta', pero también sostiene que 'detener a un menor no es tan fácil', informa Tereixa Constenla.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS